‘Todo lo bueno se acaba’ aluden algunos pesimistas. Desde el 1 de noviembre de 2017 la R.S. Gimnástica no perdía un encuentro. Y el sábado llegó esa derrota. El cansancio de la Copa del Rey hizo mella en un equipo que a punto estuvo de llevarse un punto de oro en la difícil salida a Tudela. 

FICHA TÉCNICA:

CD Tudelano: Pagola, Arellano, Meseguer, Lázaro (Nestor, 69’), Iñaki Jiménez, Adan Pérez, Ardanaz, Royo, Gabarre (Ion Vélez, 86’), Bravo (Tepa, 23’) y Soto.

RS Gimnástica: Álex Ruiz, Camus, Fermín, Cristian (Bardanca, 79’), Luis Alberto, Cusi, Vitienes (Alberto, 55’), Palazuelos (Docal, 69’), Nacho Rodríguez, Víctor y Rozas.

Goles: 0-1. Nacho Rodríguez (min 14). 1-1. Gabarre (min 38). 2-1. Gabarre (min 83).

Amonestaciones: Ardanaz, Arellano, Meseguer, por parte local, y a Luis Alberto y Cristian por parte visitante.

Estadio Ciudad de Tudela. 700 espectadores.

La Gimnástica encajó la primera derrota de la temporada en la siempre difícil visita al Ciudad de Tudela. Los locales pagaron el cansancio físico después de disputar 120 minutos en Copa del Rey –y luego caer en penaltis, con el desgaste mental que eso provoca- y concedieron la derrota en el tramo final. Nacho Rodríguez adelantó a los cántabros, pero un sobresaliente Gabarre se encargó de darle la vuelta al marcador.

Precisamente el delantero del Tudelano sería quién, además de conseguir los dos tantos, acapararía gran parte del caudal ofensivo de los navarros. De hecho, en los trece primeros minutos –antes del gol visitante-, el ariete ya había rozado el gol hasta en tres ocasiones. Álex Ruiz y Luis Alberto, que taponó su disparo, desbarataron sus intentonas.

La Gimnástica no conseguía sacudirse del dominio por parte local y a duras penas lograba encadenar varios pases seguidos. Pero justo en el peor momento de los de Pablo Lago llegó el tanto de Nacho Rodríguez. Primera jugada donde los torrelaveguenses consiguen hilar una dinámica combinación, llevando con velocidad la pelota de lado a lado. Camus se asoma por el perfil derecho, centra al área donde buscaban remate Palazuelos, Rozas y el propio Nacho Rodríguez. El cuero sale rebotado por un defensor y Nacho Rodríguez, muy vivo dentro del área, remata de volea colocando la pelota en el fondo de las mallas. 0-1. Mereciéndolo o no, lo cierto es que el partido se ponía de cara para los de Pablo Lago.

Este gol dio fuerzas a una Gimnástica que consiguió pulir los errores del comienzo de encuentro y se cerró con efectividad en defensa. El Tudelano siguió llevando la iniciativa pero ya obligado a probar con disparos lejanos. Pasada la media hora Gabarre volvió a reafirmar su presencia rematando en el área una segunda jugada.

Y a la siguiente no iba a perdonar. Un error en medio campo entre Camus y Vitienes propició el contraataque de los navarros, que consiguieron conectar con Gabarre para que batiese por bajo a Álex Ruiz. Por poco no consiguió el segundo al cabecear en el primer palo un centro de Soto, que cortó justo a tiempo Luis Alberto. Con tablas en el marcador se llegaba al descanso.

Pablo Lago corrigió a los suyos para frenar el vendaval de ocasiones de los locales. Y la corrección se hizo realmente efectiva, porque los cántabros apenas sufrieron en el segundo acto y, de haber estado más precisos, podrían haberse llevado el partido en algún contraataque.

A pesar de que el Tudelano salió con ganas, la primera clara de la segunda parte fue para Cristian Moreno, que cabeceó en el segundo palo obligando a Pagola a hacer un paradón y desviar a córner. Alberto debutó después de su sanción en detrimento de Vitienes, con lo que los cuatro ejes del equipo –Palazuelos, Cusi, Víctor y el propio Alberto- se encontraban juntos sobre el terreno de juego. Pablo Lago los reunió para tratar de tener más la pelota.

El cansancio comenzó a hacer acto de presencia también para los locales, y los espacios a la contra aparecieron. Nacho Rodríguez no estuvo fino centrando en un contraataque con superioridad para los cántabros.

El partido se fue rompiendo poco a poco y ahí la Gimnástica estaba mejor armada defensivamente. Iñigo Valencio retiró a su capitán Lázaro para dar entrada a Nestor y demostrar su intención de querer llevarse los tres puntos. Pero el encuentro había entrado en un bucle donde los navarros no llegaban con claridad y la Gimnástica salía a la contra con peligro. Rozas envió al lateral de la red una jugada individual.

El isquio de Palazuelos dijo basta y entró en su lugar Borja Docal. Y las buenas sensaciones de los visitantes continuaron con el paso de los minutos, consiguiendo enlazar varios pases, saliendo a la contra y tranquilizando el partido cuando lo consideraban oportuno.

Pero justo al final llegó el segundo tanto de los locales. Centro desde la derecha, un jugador del Tudelano desvía la pelota, y Gabarre, el más listo de la clase, remacha en el segundo palo culminando la remontada.

La Gimnástica, agotada físicamente, no tuvo capacidad de reacción ni desde el campo ni desde el banquillo, ya que Bardanca tuvo que entrar por un Cristian que abandonó el terreno de juego tocado. Nestor pudo sentenciar en un mano a mano que detuvo Álex Ruiz.