El tropiezo del Laredo en el campo del colista permite a los de Mateo García creer aún más en la remontada.

RIBAMONTÁN AL MAR CF: Martínez, Hugo (Jairo, 65'), Jony, Quinta (Casta, 75'), Luis, Cagigal, Junior (Brice, 75'), Zúñiga, Cobo, Cris y Ángel. 

RS GIMNÁSTICA: Rubén Lavín; Fer, Camus, Urri, Fermín; Chamorro, Palazuelos, Muneta (Vitienes, 65'); Prada (Herrera, 75'), Ito y Salas (Saúl, 75').

Goles:

0-1. Palazuelos (min 35)

1-1. Zúñiga (min 44)

1-2. Palazuelos (min 49)

1-3. Prada (min 60)

La Gimnástica está, sin lugar a dudas, en el mejor momento de la temporada. Pese a ello, ayer no completó un excelente partido en Galizano aunque sí fue un equipo solvente, sólido y que supo dormir el partido para darle el machetazo final a su rival, un correoso Riba que se aculó en tablas desde el pitido inicial. Palazuelos anotó un doblete que le coloca como segundo máximo goleador del equipo -nueve goles-, precisamente empatado con Prada, que fue el otro goleador de la tarde.

La primera mitad, como la mayoría del choque, fue de claro dominio visitante. La Gimnástica, que no estuvo realmente fina en los últimos metros, perdonó un sinfín de oportunidades que de haberse concretado le hubieran otorgado una amplia renta antes del término de los primeros cuarenta y cinco minutos. 

No se había superado el ecuador de la primera mitad cuando Ito y Salas habían desperdiciado un mano a mano ante Martínez cada uno; Muneta había marrado una clara ocasión después de revolverse en el área y, entre otras muchas cosas, los visitantes pidieron penalti por mano de Jony tras el cabezazo de Salas. Era cuestión de tiempo que llegase el primer tanto de los blanquiazules aunque la puntería no estuviera del todo afinada. Y Salas la volvía  tener por partida doble con un remate con el exterior y un testarazo que se marchó alto.

Fue Palazuelos quien, de remate de cabeza, firmó el primero. Centro lateral de Prada al segundo palo y el '8' se eleva como el que más y fusila a Martínez. La contienda estaba completamente del lado de la Gimnástica y, ahora, además, también en el marcador. Sin embargo, el traspiés iba a llegar en forma de empate en una acción aislada de estrategia que Zúñiga, incomprensiblemente, remató totalmente solo. 1-1, tiempo de descanso.

Mateo García instó a los suyos en el paso por vestuarios a dar un paso adelante y atosigar al Ribamontán para que cerrara filas cuanto más cerca de su portería, mejor. Fue de la forma menos esperada, quizá desafortunada para los locales, cuando llegó el segundo tanto de la Gimnástica. Es Palazuelos de nuevo quien, con un disparo desde la frontal consigue superar a Martínez. El balón toca en Quinta y le desvía la trayectoria por completo al cancerbero, que ve como la pelota se cuela por el poste contrario al suyo.

Y, probablemente, ahí se acabó el partido. Junior amenazó con empatar pero se topó con un colosal Rubén Lavín y Prada, en el 60', firmó la sentencia en una contra iniciada por él mismo. Sensacional centro de Fer y el mediapunta remata con calidad confirmando, una semana más, su excelente estado de forma.

Los dos equipos parecían firmar una especia de amnistía y la Gimnástica se dedicó a manosear la pelota a su antojo. Alguna ocasión apareció ante la adelantada defensa del Ribamontán y Vitienes, Fer y Saúl tuvieron sus opciones para anotar el cuarto. Por parte local, Rubén Lavín desbarató una doble ocasión del Riba que bien podía haber reducido distancias en el marcador.

La Gimnástica, que recorta tres puntos al Laredo, se sitúa a cinco de los pejinos y, ahora más que nunca, confía en la posibilidad de remontar esa desventaja. Así lo reflejó el técnico Mateo García, que después del choque declaró que "aún quedan muchos partidos y a este equipo no hay que darle por muerto. Con el apoyo de nuestra afición ahora creemos más que nunca." Próximo envite, el domingo en El Malecón ante la Sociedad Deportiva Textil Escudo a las 17:00 horas.