0%

Triunfo con oficio en la difícil plaza del Alpedre (0-1) para culminar la primera fase

El solitario gol de Borja Camus, desde los once metros en el ecuador de la segunda mitad, hizo justicia en el marcador.

SD TORINA (1-5-4-1): Álvaro; Manu, Pacheco, Pablo Puente, Chino (Ismael, 72’), Chechu (David, 72’); Jorge (Javi, 88’), Javi Cabrero (Felipe, 82’), Mini (Fer Castillo, 82’), Jairo; Gallo.

RS GIMNÁSTICA (1-4-3-3): Rubén Lavín; Fer (Iñaki, 44’), Camus, Chamorro, Casta; Cusi, Prada (Merino, 56’), Basurto; Vitienes, Lander (Borty, 77’) y Nacho.

Goles:

0-1. Borja Camus, de penalti (min 69)

Árbitro: dirigió la contienda el colegiado Sáenz de Buruaga. Amonestó a los locales Chechu, Chino, Pacheco, Felipe y Jairo; y a los visitantes Cusi y Merino.

Estadio El Alpedre. 300 espectadores.

La Gimnástica tiró de oficio y experiencia para llevarse los tres puntos de El Alpedre, cosechando un partido notable en todas sus líneas y noqueando por completo al equipo local, que no disparó a portería en los más de 95 minutos que se disputaron.

Carlos Docando dio continuidad al sistema que viene utilizando desde su llegada, con línea de cuatro en defensa, tres centrocampistas, dos extremos y un delantero centro que, en la tarde de ayer, volvió a ser Nacho Martínez. Lander Guarrotxena volvió a ser titular en la banda izquierda en tanto que Casta inició en lugar de Delgado.

El cuadro torrelaveguense sí dio señas de una solidez de la que había carecido en los últimos choques. La zaga blanquiazul, formada por Fer –que se lesionó antes del descanso-, Camus, Chamorro y Casta, estuvo muy seria durante todo el partido no permitiendo ni una sola oportunidad para el Torina.

El partido gozó de una intensidad propia del tramo final de temporada, donde ambos equipos continúan luchando por sus respectivos objetivos. Eso provocó que hubiera muy pocos errores y, en consecuencia, también pocas ocasiones de gol. La Gimnástica dominaba el partido ante un Torina que replegaba con una línea de cinco defensas y cuatro centrocampistas por delante. Gallo luchaba en punta ante un Chamorro y un Camus ayer soberbios.

Otro de los que regresaba al once era Álvaro Prada, que fue el motor del equipo en la primera mitad y dirigió todas las operaciones de los suyos. Sin embargo, al equipo le costaba atravesar la muralla rojiblanca, que, además, intentaba salir a la contra con la velocidad de Gallo. Una buena acción del ex gimnástico no encontró a Cabrero en el segundo palo, en el único acercamiento de los locales.

En el 35’, el colegiado anularía un gol a Lander Guarrotxena que sorprendería a unos y otros. Balón colgado por Vitienes que cabecea solo en el segundo palo el atacante vasco y que Sáenz de Buruaga anula por una supuesta falta anterior sobre el portero. Antes, Basurto había sido derribado en el área aunque el colegiado no señaló los once metros.

Al filo del descanso, Jairo lo intentaba con un remate de volea que cruzaba en exceso. Nacho contestaba con un testarazo alto a centro de Prada. Y Lander, en la más clara sin lugar a dudas, desaprovechaba un uno contra uno ante Álvaro rematando demasiado tarde. Fer, por su parte, se tendía sobre el césped del Alpedre y tenía que entrar Iñaki en su lugar. Tiempo de descanso con el resultado inicial intacto.

Cusi, Prada y Basurto eran los dueños y señores del centro del campo, abarcando mucho campo y recogiendo cada balón despejado por cualquiera de las dos defensas. Lander, de nuevo, a los tres minutos de la reanudación, perdonaba el primero con un remate muy cruzado en una nueva clara oportunidad para los torrelaveguenses.

Casta lo intentaría hasta en dos ocasiones que tuvieron idéntico desenlace: Varo, portero canterano de la Gimnástica, se convertía en el mejor de los suyos. Prada, con problemas físicos, se veía obligado a abandonar el terreno de juego e ingresaba al mismo Merino, que eligió siempre bien lo que requería cada jugada y aportó a su equipo aún más criterio.

Lo cierto es que a la Gimnástica, que tenía totalmente controlado el partido, le faltaba un plus en los últimos metros que le permitiese adelantarse en el marcador. Ese ‘extra’ llegó en forma de penalti, muy discutido por la parroquia local. Lander centra al área, donde aguarda Nacho, que es derribado por Chino con un codazo. El colegiado señala el punto de penalti ipso facto ante las protestas del equipo de Bárcena de Pie de Concha.

Sería el capitán Borja Camus el encargado de materializar la pena máxima, cuarta en la presente temporada, y marcar el único tanto que a la postre significaría tres puntos para el cuadro blanquiazul.

La Sociedad Deportivo Torina intentó reaccionar pero no consiguió embotellar a la Gimnástica hasta el último minuto de partido, cuando ya se cumplía el 95’. Antes, en el 86’, Vitienes pudo marcar el segundo pero Varo se estiró para evitarlo. En la última acción del partido, el equipo local colgó al área un balón que, tras una sucesión de rebotes, era despejado por Borty.

Así pues, la Gimnástica finaliza la primera fase del campeonato con 37 puntos que, a día de hoy, le sitúan en la segunda plaza del subgrupo A. El cuadro de Carlos Docando deberá descansar la última jornada con lo que, si la UM Escobedo logra los tres puntos en El Ansar, será el equipo camargués quien finalice segundo. Sin embargo, ambos equipos tienen asegurado su pase a la liga de ascenso que encuadrará a  Gimnástica, Tropezón y Escobedo, por un lado, contra Cayón, Rayo Cantabria y Siete Villas. La fase final dará comienzo el fin de semana del 10 y 11 de abril, con lo que los blanquiazules gozarán ahora de dos fines de semana de descanso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies