Los torrelaveguenses se dejaron el alma para conseguir un empate que les es suficiente para finalizar la primera vuelta fuera de los puestos de descenso.

R.S. Gimnástica: Álex Ruiz, Fer, Bardanca, Camus, Ramiro, Cusi (Salas, 77’), Vitienes, Palazuelos, Nacho Rodríguez (Primo, 65’), Alberto y Fermín (Rozas, 71’).

CD Calahorra: Nacho Zabal, Iribarren, Javi Duro, Cristian, Javi Barrio, Almagro (Emilio Lozano, 61’), Rodrigo Sanz, Parla, Ubis (Samuel Obeng, 88’), Goñi y Auzmendi.

Goles: 1-0. Nacho Rodríguez (min 51). 1-1. Ubis (min 60).

Amonestaciones: dirigió el encuentro el colegiado Latorre Gracia, asistido en las bandas por Ballesteros Rubio y Cebollada López, del colegio aragonés. Mostró cartulina amarilla a los locales Camus y Alberto.

Estadio El Malecón. 1.500 espectadores.

Tres puntos. Esas diez letras seguidas que conforman dos palabras fueron escritas por los cerca de 1.500 espectadores que se dieron cita en El Malecón en la carta de los Reyes Magos. Los resultados del resto de la jornada habían sido propicios y la victoria en Mareo daba aire a una Gimnástica que buscaba alejarse de la zona roja. Al final, un punto muy peleado y que estuvo en peligro en la recta final de partido viendo el caudal ofensivo de los riojanos.

Una primera parte para el olvido, capaz de aburrir hasta a sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, despertó los bostezos entre el graderío. Pocos intentos de los dos equipos, con el Calahorra dominando la pelota y la Gimnástica muy cómoda replegada en propio campo.

Únicamente pudieron desequilibrar el marcador los visitantes Auzmendi, en una falta lejana que se envenenó y despejó Álex; Barrio en una acción de estrategia que ejecutó mal sobre las manos del meta francés; y Goñi, en un gol anulado por previo fuera de juego de un atacante calagurritano. Por parte local, el único susto lo dio Palazuelos al rematar al lateral de la red desde el interior del área.

El partido y, sobre todo, el aficionado medio, pedía más diversión. Más espacios. Más fútbol vertical. Y en este caso lo propuso la Gimnástica, que tras el paso por vestuarios adelantó la posición de Vitienes para acompañar a Nacho y ganó en productividad ofensiva. Precisamente ambos protagonistas fabricaron el primero de la tarde. El de Sierrapando recoge una pelota en la frontal, pica el cuero por encima de la defensa y asiste a Rodríguez, que remata de volea con potencia superando a Zabal y desatando la locura en la grada de El Malecón.

A poco que había adelantado sus líneas y había ejercido dos buenas presiones, la Gimnástica encontraba el premio del gol, algo que no venía siendo muy habitual a lo largo de la temporada, porque el tanto se les resistía a los blanquiazules. Pero el gol no sentó muy bien a los gimnásticos que, sin meterse atrás, comenzaron a perder duelos individuales y a notar el desgaste físico.

El Calahorra reaccionó con rapidez y logró su cometido en el 60’, nueve minutos después del tanto de Nacho. Ubis definió con un talento descomunal ante Álex, que nada pudo hacer. Con media hora por delante, los calagurritanos no pararon de crecer y se hicieron amos y señores de la contienda.

Parecía cuestión de tiempo que los riojanos se adelantasen en el marcador, aunque la Gimnástica, no del todo incómoda, parecía esperar agazapada en busca de una contra que le diese el partido. Rodrigo avisó, con un disparo potente desde la media luna, pero Álex decidió enviar el peligro lejos metiendo los puños. Auzmendi advirtió con mayor seguridad estrellando su disparo en la cepa del poste. Los jugadores visitantes ya cantaban gol. El Calahorra seguía moviendo la pelota a su antojo ante una Gimnástica que le costaba robar la pelota cada vez más.

El producto ofensivo de los torrelaveguenses en la recta final se redujo a absolutamente nada. Mientras tanto, Goñi y Auzmendi pudieron culminar la remontada. Otros tantos barullos en el área blanquiazul finalizaron un zaguero repeliendo el peligro, aunque los atacantes riojanos estuvieron cerca de concretar un remate. Cuando los visitantes conseguían rematar, ahí estaba Álex Ruiz para frenar cualquier conato rojillo.

El tiempo volaba para el Calahorra; se detenía para la Gimnástica. La última la tuvo Rodrigo con un remate en semi fallo en el segundo palo que no cogió portería. Respiraba El Malecón, que vio como los suyos lo dieron todo para rescatar un punto que, aunque pueda servir a poco, es suficiente para finalizar la primera vuelta fuera de los puestos de descenso.

La segunda vuelta dará comienzo el próximo domingo, también en los Campos del Malecón, con el encuentro entre Gimnástica y Real Unión programado para las 17:00 horas.