Los locales anularon por completo a un rival directo que consiguió superarles en el encuentro de ida (1-0), gracias a los tantos de Vitienes, Prada en dos ocasiones y el pichichi Salas.

RS GIMNÁSTICA: Peón; Fer, Chamorro (Fermín, 83'), Urri, Camus; Luis Alberto, Prada (Muneta, 71'), Palazuelos; Vitienes, Saúl (Herrera, 67') y Salas.

UM ESCOBEDO: Rafa; Germán (Noreña, 59'), Mario, Quinta, Montiel; Alberto, Nando (Dani Gómez, 46'), Pepín; Dani Álvarez, Héctor Tirado y Badiola (Vitali, 63').

Goles:

0-1. Dani Álvarez (min 12)

1-1. Vitienes (min 40)

2-1. Prada (min 42)

3-1. Prada (min 56)

4-1. Salas (min 79)

El mejor partido de la R.S. Gimnástica en la presente temporada. En una simple frase se puede definir el rendimiento de los torrelaveguenses en el choque de ayer, de dominio absoluto por parte local ante un Escobedo agazapado en defensa, poco práctico en ataque e impotente en términos generales al ver como la Gimnástica le arrollaba. Los goles seguidos de Vitienes y Prada remontaron el tanto inicial de Dani Álvarez para que, más adelante, de nuevo Prada y el pichichi Salas redondeasen la goleada.

La tarde no empezó como los aficionados blanquiazules hubieran deseado. Como en otras ocasiones durante esta temporada, el rival se adelantaba penalizando al máximo los despistes de los torrelaveguenses. Y así lo hizo Dani Álvarez, empalando de volea un balón suelto tras un saque de banda y haciendo inútil la estirada de Peón.

No merecía ir por debajo la Gimnástica, que había salido decidida a llevar el peso del partido. Chamorro y Urri bien abiertos en los saques de Peón, Camus y Fer pisando prácticamente el medio campo y Palazuelos y Prada desplegados en ataque a la espera de recibir entre líneas. Un Luis Alberto colosal encabezó la salida fluida de balón, robó y recuperó todo lo que pasaba por su parcela. 

El gol de Dani Álvarez si fue el primer acercamiento de los visitantes, no así de la Gimnástica, que ya había rozado el gol con un disparo con la zurda de Vitienes y un casi remate de Prada en el punto de penalti. No cesaron en su empeño los locales, que continuaron desplegando su buen fútbol con Vitienes y Saúl como máximos exponentes del fútbol vertical por las bandas. Siete saques de esquina botaron los blanquiazules en la primera mitad; clara muestra del potencial ofensivo que derrocharon durante el primer acto. 

Sin embargo, las ocasiones de verdadero peligro no llegaban y Camus lo intentó desde lejos, obligando a Rafa a despejar a córner con los puños. También Palazuelos se elevó para cabecear un centro del capitán sin encontrar portería. En una jugada con cierta pasividad de la defensa camarguesa Rafa le ganó la partida a Salas en un remate forzado y Prada, poco después, estrelló su zurdazo contra un defensor. 

El propio Prada, Camus y Palazuelos fueron los máximos estiletes ofensivos de la Gimnástica, sumado a un incansable Vitienes que no cesó de intentar driblar por el perfil diestro. Tanto lleva el cántaro a la fuente que, a cinco del descanso, Salas se deshizo de los dos centrales, asistió a Vitienes y el '7' supera por bajo a Rafa. No dio tiempo casi para celebrar el gol cuando Prada, que recibió de Saúl en posición legal, batió a Rafa con un disparo cruzado de bella factura. 2-1, minuto 42. La Gimnástica le daba la vuelta al marcador en apenas dos minutos después de los innunerables intentos.

Doblete de Pradas, Salas aumentó su sensacional racha y Antxón Muneta debutó

La segunda mitad fue un auténtico trámite: la Gimnástica anotó otros dos goles y el Escobedo solo se aproximó en una ocasión cuando el partido ya estaba sentenciado. Salas marcó el tercero, aunque fue invalidado por mano de un atacante en la jugada precedente. Sí llegó en botas de Prada, al remachar en boca de gol un centro-chut del mismo Salas. Con este gol, las esperanzas del Escobedo de sacar algo positivo del Malecón se redujeron a cero y la intensidad del choque disminuyó con creces.

En el 70', el último fichaje blanquiazul, el vasco Antxón Muneta, saltaba al césped del Malecón por primera vez entre aplausos sustituyendo a un excelente Álvaro Prada. El media punta dejó muestras de su calidad y se mostró activo durante los minutos que estuvo sobre el terreno de juego. Entre tanto, Salas siguió a lo suyo marcando por cuarto partido consecutivo al aprovecharse de un rechace de Rafa tras disparo de Herrera.

Vitali pudo recortar distancias pero falló en su definición y Herrera estuvo a punto de firmar el quinto si no fuese por un providencial Pepín, que se echó encima del extremo para taponar su cabezazo. Bolado Palencia decretó el camino de vestuarios que fue enfilado por los locales entre aplausos por parte de su afición, que vio la mejor versión del equipo hasta el momento.

En el horizonte queda la próxima visita a Bárcena de Pie de Concha, que será el próximo domingo a las 16:30 horas, para visitar por primera vez en nuestra historia el feudo de la Sociedad Deportiva Torina.