El cuadro torrelaveguense pagó caro el mal arranque y el gol encajado a los cuatro minutos. Pese a reponerse y lograr empatar el encuentro, el Calahorra consiguió el pase en la lotería de los penaltis.

FICHA TÉCNICA:

CD Calahorra: Gonzalo, Álvaro, Javi Duro,  Javi Barrio, Cristian, Almagro, Auzmendi, Parla, Ubis (Alain, 90’), Adrien Goñi (Ortega, 87’) y Txomin (Rodrigo, 67’).

R.S. Gimnástica: Álex Ruiz, Camus, Fermín, Luis Alberto, Bardanca, Cusi, Fer (Vitienes, 67’), Palazuelos, Nacho Rodríguez (Barbero, 90’), Cagigas (Víctor, 67’) y Docal.

Goles: 1-0 Javi Barrio (min 4). 1-1. Nacho Rodríguez (min 59). Tanda de penaltis: 1-0 Parla. Falla Luis Alberto. 2-0 Alain. 2-1 Hugo Vitienes. Auzmendi falla. 2-2 Cusi. 3-2 Ortega. Camus falla. 4-2 definitivo Rodrigo.

Amonestaciones: por parte local a Almagro, y por los visitantes a Fermín, Bardanca, Cusi, Víctor y Palazuelos.

Estadio Municipal de La Planilla. 1.500 espectadores.

La Gimnástica puso fin a su sueño copero en la primera ronda de Copa del Rey. Los penaltis dictaron sentencia después de un choque igualado que se tuvo que ir a la prórroga después del empate (1-1) tras los noventa minutos reglamentarios.

Los torrelaveguenses, de menos a más, acabaron el partido siendo ligeramente superiores en el apartado físico, pero les faltó un arreón final para culminar la remontada. Pagaron un arranque estrepitoso, superados en todo momento por los calagurritanos. Prueba de ello fue el primer tanto nada más comenzar, obra del central Javi Barrio.

Apenas tres minutos se habían disputado cuando el central se sirvió de un rechace del poste para colocar el primero en el marcador. Se las prometían muy felices en un Calahorra que, la verdad sea dicha, pasó por encima de una Gimnástica desubicada sobre el terreno de juego.

Los riojanos movieron el balón a su antojo y a un muy bien ritmo, obligando a los visitantes a correr tras la pelota y desgastarse físicamente. Empujados por su afición, gozarían de alguna ocasión más antes del descanso. Adrien envió cerca del poste, pero la más clara sin duda fue para Auzmendi, que estrelló la pelota contra el palo con todo a su favor después de otro desbarajuste defensivo de la zaga torrelaveguense.

El bagaje ofensivo por parte visitante no fue más allá de un remate forzado de Luis Alberto a la salida de un córner, un cabezazo de Cagigas tras una buena asociación con Docal y un par de internadas de Fer por banda izquierda. Pablo Lago aleccionó a los suyos en la caseta y estos salieron con energías renovadas en busca de la igualada.

Al poco de la reanudación, y sirviendo como una declaración de intenciones, Docal y Fer colocaron sendos centros desde su banda obligando a Gonzalo a despejar de puños. De nada hubiera servido esa reacción si Camus no llega a corregir su propio error sirviéndole el cuero a Ubis solo.

Luis Alberto avisó –y de qué manera- cabeceando un golpe franco botado por Camus. El central remató solo en el corazón del área tirándose en plancha y la pelota, inexplicablemente, se marchó fuera. Pero Nacho Rodríguez no estaba dispuesto a perdonar. Fermín encuentra a Docal en profundidad, que levanta la cabeza y ve el desmarque del ariete al segundo palo. El centro preciso le llega a las botas a un Nacho Rodríguez que solo tiene que empujarla. Partido empatado.

Fue entonces cuando, en el mejor momento a nivel anímico de los blanquiazules, Miguel Sola metió en el terreno de juego a Rodrigo. Veloz como ninguno, no se cansó de generar peligro por banda izquierda. Cerca estuvo de ‘cazarle’ Camus dentro del área y cometer penalti. Como cerca estuvo el tanto local, en las botas de Auzmendi, si no hubiera cruzado en exceso el uno para uno con Álex Ruiz.

Los locales se crecieron pero lo cierto es que la única oportunidad clara fue para la Gimnástica. Además, en una acción que poco o nada prometía. Vitienes se aventuró por la derecha ante varios adversarios, levantó la cabeza y puso un balón superlativo a la cabeza de un Nacho Rodríguez que, aunque alejado, cabeceó buscando la base del palo. A la altura de la jugada estuvo la intervención de Gonzalo, que desvió a córner.

Se cumplió el tiempo reglamentario y era momento de dar paso a la prórroga. Ambos equipos, como es lógico, arrastrando muchísimo desgaste físico y con los tres cambios ya realizados. Fruto de dicho cansancio en la prórroga las ocasiones brillaron por su ausencia: únicamente Víctor se internó en el área pero detuvo Gonzalo. Álex Ruiz desbarató el golpeo de Auzmendi y otro centro-chut desde el flanco derecho.

Gabri Ortega protagonizó el único disparo con peligro de la segunda parte de la prórroga, sin encontrar portería desde la frontal. Pese a todo, la Gimnástica dio la sensación de acabar más entera físicamente que sus contrincantes. Turno para la lotería de los penaltis.

Parla inauguró la tanda con un lanzamiento inapelable; Luis Alberto buscó asegurar al medio pero el pie de Gonzalo detuvo su golpeo. Con ventaja para los locales desde el primer lanzamiento, Alain amplió la ventaja anotando con suspense el segundo. Vitienes no falló con un tiro raso y seco a la base del palo. Auzmendi erró su disparo, bien atajado por Álex Ruiz para que, poco después, Cusi igualase a dos tantos.

Dos penaltis por cada equipo quedaban y las espadas en todo lo alto. Gabri Ortega no falló ante un Álex Ruiz que esperó el disparo al centro. Camus envió a las nubes su disparo y Rodrigo anotó con clase para certificar el pase de los calagurritanos.