0%

Festival de goles entre Escobedo y Gimnástica que no satisface ni a unos ni a otros (3-3)

La Gimnástica se adelantó en el marcador en dos ocasiones y acabó igualando in extremis un partido que jugó con 10 desde el 50’.

UM ESCOBEDO (1-4-2-3-1): Ángel; José Carlos, Mario, Álvaro Toca (Badiola, 89’), Rafa Escobedo (Nico, 46’); Alberto, Nando Fuentevilla; Héctor Tirado (Laro Setién, 80’), Dani Álvarez, Montiel; Dorronsoro.

RS GIMNÁSTICA (1-4-3-3): Rumenov; Iñaki, Camus, Chamorro, Delgado; Cusi, Merino (Prada, 78’), Basurto; Vitienes (Fer Torre, 60’), Borty (Fer, 51’) y Nacho.

Goles:

0-1. Nacho Martínez (min 5)

1-1. Dorronsoro (min 6)

1-2. Borty (min 43)

2-2. Héctor Tirado (min 53)

3-2. Dani Álvarez (min 58)

3-3. Camus, de penalti (min 81)

Árbitro: dirigió la contienda el colegiado Fernández Terán. Amonestó a los locales José Carlos, Mario, Rafa Escobedo y Dani Álvarez y por parte visitante a Basurto, Camus e Iñaki (roja directa en el 50’, aunque previamente también vio cartulina amarilla).

Estadio Eusebio Arce. 400 espectadores.

Partido frenético el que disputaron la Unión Montañesa Escobedo y la Real Sociedad Gimnástica en el duelo más atractivo de la jornada en el subgrupo A de 3ª división. Los torrelaveguenses, más obligados a nivel clasificatorio, se llegaron a adelantar hasta en dos ocasiones en el marcador, pero la expulsión de Iñaki (minuto 50) mermó los planes de Docando, que vio como a su equipo lo remontaban en apenas cinco minutos. Camus, de penalti, y haciendo justicia al empuje de la Gimnástica, puso el definitivo 3 a 3 que no dejó contento a ninguno de los dos equipos.

El festín goleador se iba a dilucidar desde bien temprano, con dos goles en los primeros seis minutos de encuentro. La Gimnástica, que realizó una sensacional puesta en escena sobre el césped del Eusebio Arce, consiguió adelantarse en el marcador a los cinco minutos gracias al gol de Nacho Martínez. En la jugada de estrategia, Basurto remata al segundo palo y, tras una sucesión de rechaces, el killer gimnástico la empuja en boca de gol.

Poco duró la alegría en la parroquia visitante. Apenas un minuto después, una falta magistralmente servida por Tirado es cabeceada por Dorronsoro en el segundo palo, imponiéndose el ariete del Escobedo a su marca y rematando a bocajarro ante Rumenov.

Pese al tempranero gol del empate, la Gimnástica cosechó una buena primera mitad, asediando al Escobedo y consiguiendo que el equipo camargués arriesgase en exceso en su salida de balón. La defensa gimnástica, situada en medio campo, apenas sufría y lograba nutrir de balones a los jugadores de ataque. Tal fue así que, a los diez minutos, Borty estrellaba en el palo un taconazo excepcional con asistencia de Iñaki.

Chamorro, con la testa, provocó que Ángel tuviera que intervenir para evitar el segundo de la Gimnástica. El juego, después de un inicio frenético se dio una tregua aunque la Gimnástica seguía dando sensación de peligro.

Solo Héctor Tirado puso en peligro la meta de Rumenov con un lanzamiento de falta que salió cerca de la cruceta. En la Gimnástica, se protestó con efusividad una supuesta segunda tarjeta amarilla para el lateral Rafa Escobedo, que derribó a Vitienes en zona de 3/4.

En el último tramo de la primera mitad apretaría de nuevo el  acelerador la Gimnástica, y era Alberto Delgado quien ponía en aprietos a Ángel con un remate de volea desde la frontal. La pelota sale a córner y, en dicha acción de estrategia, Borty aprovecha que Chamorro gana el esférico en el primer palo para remachar en boca de gol y colocar de nuevo en ventaja a los suyos justo antes del descanso. La Gimnástica se iba con mereciendo por delante en el marcador.

Nada más reanudarse el partido aparecerían los fantasmas que tanto están penalizando a la Gimnástica esta temporada, y en apenas 15 minutos, el Escobedo le daría la vuelta al partido y jugaría con un futbolista más el resto de partido.

Primero, Iñaki vería la roja directa en una acción donde elevó en exceso la pierna para disputar el cuero. El lateral gimnástico tenía tarjeta amarilla, pero el colegiado le mostró la roja directa. Un minuto después, un error esperpéntico en la zaga torrelaveguense permitía a Tirado igualar el partido en boca de gol, de nuevo, en una acción de estrategia que tanto está penalizando a la Gimnástica este año.

Pero, no solo llegaría el segundo, también el tercero, cinco minutos después. Centro lateral de Héctor Tirado que anticipa Dani Álvarez en el punto de penalti haciendo inútil la salida de Rumenov. Quedaba poco más de media hora y el partido, ahora sí, se ponía más que cuesta arriba.

Quizá el Escobedo no supo mantener su ventaja pero, sin embargo, no se ha de quitar mérito a los nuestros que, jugando en inferioridad numérica, consiguieron empatar haciendo claros merecimientos y luchando hasta el final del encuentro con orgullo y tesón. Y es que, como es lógico, el cuadro local dispuso de algunas ocasiones para sentenciar el partido en botas de Alberto Gómez o de Dorronsoro, ya con una Gimnástica volcada en ataque con Delgado y Fer situados como carrileros.

La Gimnástica volvería a protestar una segunda amonestación aparentemente clara para José Carlos que hubiera devuelto el partido a la igualdad numérica. Delgado remataba de cabeza en el segundo palo pero su testarazo se marchaba excesivamente cruzado. Y quizá, en la acción menos prometedora para igualar, Fernández Terán señalaba el punto de penalti por una mano de José Carlos en el área. Los locales reclamaron que no existía dicha infracción en tanto que los gimnásticos insistían en que era la segunda amarilla para el zaguero camargués. Ni unos contentos, ni otros. Y Borja Camus igualaba el partido desde los once metros a 10’ del final.

Con poco tiempo por delante, es digna de mención la entrega de los futbolistas gimnásticos hasta el final que  buscaron con orgullo incluso por los tres puntos a pesar de jugar con un hombre menos prácticamente toda la segunda mitad. Al final, reparto de puntos que no contenta ni a unos ni a otros: el Escobedo, porque dejó escapar dos puntos que tenía en el bolsillo con ventaja en el marcador y superioridad numérica, y la Gimnástica, porque dio la sensación de que en el 11 contra 11 fue muy superior.

Sin variantes en la tabla clasificatoria, y con tres jornadas aún por disputarse –dos en el caso de los blanquiazules, que descansarán en la última fecha-, los torrelaveguenses recibirán al colista de la tabla, la SD Solares-Medio Cudeyo el próximo domingo a las 17:00 horas en El Malecón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies