Fer y Alberto sellaron la remontada en una segunda parte sensacional

 

R.S. GIMNÁSTICA: Álex Ruiz, Fer, Fermín, Ramiro, Luis Alberto, Víctor, Vitienes (Primo, 74’), Palazuelos, Nacho Rodríguez (Gio, 46’), Alberto y Leandro (Rozas, 46’).

REAL OVIEDO B: Gorka, Jorge Mier, Lobato, Jose Martínez, Ugarte, Jimmy, Ernesto, Edu Cortina, Steven (Lucas, 60’), Roberto (Fagir, 85’) y Sandoval (Borja, 66’).

Goles: 0-1. Luis Alberto (p.p.) (min 6). 1-1. Alberto (p.) (min 79). 2-1. Fer (min 90+1).

Dirigió el encuentro el colegiado Patiño Álvarez. Amonestó, por parte local, a Nacho Rodríguez, Ramiro, Palazuelos y Fer, y por parte visitante a Gorka Giralt, Lucas y Roberto.

Estadio El Malecón. 2.300 espectadores.

La Gimnástica cogió aire y recortó distancias con los puestos de permanencia después de ganar en el descuento al filial del Oviedo. Fer culminó la remontada con un tanto que anotaron más de 2.000 almas, que Alberto preparó al empatar y que previamente Lucho había puesto en vilo con un gol en propia portería.

Mori decidió apostar por su tercer esquema diferente en tres partidos. Juntó en la línea de tres centrocampistas a Palazuelos-ejerciendo funciones de eje defensivo-, a Víctor y a Alberto. Vitienes regresaba al once para ocupar el carril derecho en tanto que Leandro y Nacho Rodríguez fueron sus compañeros de ataque.

Un equipo diseñado para, según afirmó Mori “tener la pelota, ejercer una presión en bloque alto y tener profundidad en ataque”. Lo cierto es que la moral de los torrelaveguenses se vio duramente golpeada con el tanto de los ovetenses. Producto de un infortunio, Luis Alberto se introducía el balón en su propia portería al tratar de despejar un rechace de Álex Ruiz.

El Oviedo se hizo dueño y señor del partido, pues no era para menos después del mazazo que recibieron los blanquiazules. No con demasiada claridad, pero sí con constancia se produjeron las siguientes llegadas del conjunto asturiano por medio de Cortina, Lobato y Ernesto.

Tardó en despertar la Gimnástica, que corría sin ton ni son detrás de la pelota, sin juntar las líneas lo suficiente para dificultar la salida de balón de los asturianos. Únicamente Leandro tuvo la oportunidad de igualar, pero su disparo cruzado salió rozando el poste. En el tiempo de descanso, Mori dio entrada a Gio y a Rozas dejando en la caseta a Leandro y a Nacho.

En el arranque los torrelaveguenses no dieron muestras de reaccionar, ya que Steven reventó el larguero con un zapatazo desde el interior del área. Superado el 15’ de la segunda mitad la Gimnástica dio un paso adelante y puso en práctica su mejor fútbol. Con Víctor, Palazuelos y Alberto muy clarividentes en la creación, Rozas y Gio pusieron la chispa en ataque. Lucho avisó con un cabezazo en el área chica que no cogió portería. Tampoco lo hizo otro testarazo de Palazuelos en el segundo palo. Reclamó un penalti el conjunto local por derribo a Ramiro en el área, pero Patiño Álvarez decretó falta en ataque.

Rozas seguía haciendo de las suyas por la izquierda ante un Mier bastante inspirado, y dispuso de la más clara hasta el momento. Un centro preciso de Vitienes al segundo palo lo remató el laredano con calidad rozando la cepa del poste. El Malecón se lo comenzó a creer y, con él, los jugadores, que dieron el 200%.

Los destellos de Giovanni –caído a banda derecha tras la entrada de Primo- desataron a El Malecón y, en una acción individual, provocó la pena máxima que supondría el empate. El cuero rebotó en la mano de un defensor y Alberto no perdonó desde los once metros.

Quedaban diez minutos por delante y solo valía la victoria. Eso dio opciones al Oviedo a la contra, que salió de su campo para amenazar a la contra. Fermín sacó el remate de Cortina e impulsó a los suyos hacia la victoria.

El árbitro madrileño añadió dos minutos –cantidad considerada insuficiente por el respetable-, tiempo de descuento idóneo para culminar la remontada y finalizar el partido. Primo busca a Rozas al espacio,  el extremo pisa línea de fondo, recorta y busca de nuevo a Primo en el punto de penalti. El de Colindres remata con dificultades hacia el segundo palo donde está completamente solo Fer, que primero erra ante Giralt, para después remachar a gol y desatar la locura. Cánticos de “sí se puede, sí se puede” al término del encuentro y ovación para unos futbolistas que se dejaron el alma sobre el césped.

“Este equipo está muy vivo” declaró Mori en rueda de prensa. Para continuar viviendo, los torrelaveguenses se desplazarán el próximo domingo a Las Gaunas para medirse a la Unión Deportiva Logroñés (17:00 horas).