Los torrelaveguenses se despidieron de la categoría de bronce con un buen partido ante su afición y recibieron el cariño de su hinchada.

 

R.S. GIMNÁSTICA: Peón, Fer, Fermín, Ramiro, Jaume Pol, Cusi, Salas (Casta, 71’), Palazuelos, Primo (Gio, 62’), Alberto y Rozas (Leandro, 20’).

REAL SPORTING B: Javi Benítez, Bogdan, Ramón Riego (Villalón, 49’), Pelayo, Carlos Cordero, Gragera, Garci, Pedro Díaz, Gorka Santamaría, Chiki (Rubén Sánchez, 60’) y Pelayo Morilla (Bertín, 69’).

Goles:

0-1. Ramiro (p.p.) (min 20)

1-1. Giovanni (p.) (min 85)

Dirigió el encuentro el colegiado vasco González Esteban, que no amonestó a ningún futbolista por parte de los dos equipos.

Estadio El Malecón. 1.500 espectadores.

 

Con ganas de agradar y de brindar una última victoria a la afición salió la Gimnástica al césped del Malecón. Una temporada para olvidar que, sin embargo, ha deparado infinidad de cosas positivas. Sin duda, el apoyo de la hinchada en las buenas y en las malas, y ese sentimiento de gimnasticismo ha recobrado su mejor versión y ayer, en el templo blanquiazul, se volvió a reafirmar. En el minuto 80, con 0-1 en el luminoso y el equipo en 3ª división, el fondo sur desprendió una pancarta en la que se podía leer “Volveremos”, cántico que todo el estadio recitó y aplaudió sin parar.

Antes, el ambiente acogedor había comenzado con el merecido a Chicho Cabo, décimo cuarto jugador con más partidos de la historia de la entidad. El ex defensa central recibió el cariño de su afición mientras realizaba el saque de honor y futbolistas de ambos equipos le facilitaron el acceso al campo con un precioso pasillo.

Ya en el césped, poco ocurrió en un partido totalmente intrascendente donde las cero tarjetas amarillas mostradas por el colegiado dejan entrever lo que ayer se vio en El Malecón. No por ello faltó intensidad, todo lo contrario, pero sí que se vio a dos equipos liberados, sin presión, que trataron de practicar buen fútbol.

Repitiéndose la historia de todo el año, la primera ocasión fue para la Gimnástica, y, el resultado, el mismo: oportunidad perdonada. Primo se quedó solo ante Benítez, le dribló y no pudo rematar porque se quedó muy escorado. La jugada prosigue y Rozas acaba rematando muy cruzado.

Cerca estuvo el Sporting de hacer el primero en un despeje erróneo de Alberto que casi se cuela en su propia portería. La pelota se fue a córner y, en dicho saque de esquina, Salas se recorrió todo el campo para cruzar en exceso ante Benítez. A la siguiente no perdonó el filial asturiano con una acción a balón parado que Ramiro remató contra su propia portería en un nuevo infortunio. Para colmo, Rozas tuvo que pedir el cambio por un fuerte golpe en el tobillo, ingresando en su lugar el también tocado Leandro.

Reaccionó la Gimnástica, en un golpe de orgullo, para buscar el empate antes del descanso. Sin embargo, Primo, Palazuelos y, sobre todo Salas con otro disparo cruzado no atinaron para igualar la contienda. El Sporting no se quedó de brazos cruzados y tuvo las suyas en botas de Pedro Díaz, y de Pelayo Morilla, que vio como Fermín salvaba sobre la línea cuando los sportinguistas ya celebraban el 0-2. En la última antes del camino de vestuarios, Cusi no estuvo acertado en el área chica y desbarató el espectacular centro de Leandro.

Peón se estrenaba como titular y realizó una intervención de mérito en el 53’ a remate de Garcia para despejar a córner. Hizo lo propio un zaguero rojiblanco con el remate a la media vuelta de Palazuelos que también buscaba portería. Pero la parada del partido se la apuntó Javi Benítez con una palomita salvadora tras el chut de Alberto desde más de 30 metros que se colaba por la mismísima escuadra.

Llegado el 80’, y con el juvenil Casta debutando sobre el terreno de juego, se dio el momento más emblemático de la tarde junto al homenaje a Chicho Cabo. La peña Orgasmos del Besaya desplegó la pancarta donde podía leer el mensaje “Volveremos” y el estadio enteró aplaudió y entonó el cántico que apelaba al temprano regreso a la categoría de bronce del fútbol español.

Parece que, aupados por los cánticos, los gimnásticos realizaron un último esfuerzo para contentar a su fabulosa afición. Y así fue. Giovanni, con mucho carisma, arrancó en solitario contra dos defensores, les ganó en velocidad, entró en el área, regateó y fue derribado. Penalti. No se lo pensó el canario, que batió con serenidad a Benítez para empatar.

Reparto de puntos final y punto –y aparte- de la Gimnástica a la 2ª división B. Los blanquiazules cerrarán el campeonato en La Planilla, Calahorra, el domingo a las 18:00 horas.