Diegote subió el empate al marcador en el 85’ y mantiene a los blanquiazules en la posición de ascenso.

R.S. Gimnástica: Álvaro, Héctor Sánchez (Diegote, 76’), Casta, Arpide (Haro, 64’), Nando Castillo, Lamas, Conde, Álex (Neco Liaño, 62’), Ferchu, Neco Rubayo (Adrián, 83’) y Rivero.

CD Marina Sport: Pablo, Adrián, Alejandro, Pablo del Barrio, Iñaki, Daniel, Bruno, Juan, Mario, Juan Ruiz y David. También jugaron Guillermo, Víctor e Iker Rueda.

Goles:

0-1. Mario (min 35)

1-1. Diegote (min 84)

Dirigió el partido el árbitro Álvaro López Parra, que amonestó a los locales Héctor Sánchez, Diegote, Neco Liaño, Arpide y Rubén Lázaro, y a los visitantes Guillermo e Iker.

Gimnástica y Marina Sport no certificaron la plaza que otorga el ascenso a División de Honor Juvenil y deberán esperar a las dos jornadas restantes para decidir quién será finalmente el conjunto que ascienda a la categoría de oro fútbol juvenil.

Ambos equipos mostraron más intensidad y ganas que fútbol, pues las imprecisiones y los errores hicieron acto de presencia por la trascendencia del encuentro. La Gimnástica, más dominadora del choque con más posesión de balón, no se encontró cómoda en ningún momento ante un Marina que presionó en bloque medio. Los de Soto de la Marina dejaron a los torrelaveguenses iniciar desde atrás para apretar la salida de balón.

Con pocas ocasiones, parecía que la contiende se resolvería en favor del primero que marcase. Rivero tuvo la primera para los locales pero no supo hacer buena la asistencia de Neco Rubayo. La contestación por parte visitante, ya en el 35’, fue el 0-1. Un error fatal de Álvaro al intentar driblar al delantero Mario permitió al atacante santanderino definir a puerta vacía.

Se resarció el guardameta torrelaveguense con una excepcional intervención deteniendo una pena máxima en la segunda mitad que permitió a los blanquiazules seguir vivos. Poco antes Arpide pudo igualar con un remate bombeado que se estrelló en el larguero.

El Marina se conformó con su renta y dio un paso atrás en busca de una contra que le permitiese sentenciar el partido, mientras que Lázaro introdujo dinamita en ataque con la entrada de Neco Liaño y Diegote. Precisamente ambos fueron protagonistas con sendas ocasiones para empatar. El jugador de banda remató a bote pronto un centro lateral; Diegote casi sorprende a Pablo con un centro-chut lateral. Esta fue la antesala del gol del ariete, que empató de falta directa desde la frontal ante un cancerbero que vio como el esférico se colaba entre sus piernas.

El arreón del empate aupó a los gimnásticos, que se vinieron arriba en busca de la remontada. Lo consiguieron por medio de Casta, pero el juez de línea número 1 invalidó el gol por fuera de juego en medio del éxtasis local. Y Ferchu, ya en el descuento, voleó sin precisión el centro de Casta.

Reparto de puntos que deja las cosas como estaban: la Gimnástica sigue tercera, en posición de ascenso, un punto por encima del Marina Sport y con tan solo dos partidos por delante.