El pasado lunes el ex- entrenador de la RS Gimnástica de Torrelavega  y actual míster y Manager general del Mirandés, Carlos Terrazas, ofreció una charla en el circulo de recreo. La clase magistral sobre "El Modelo de gestión deportiva del C.D Mirandés" daba su comienzo a las 19:00 horas. p1230339   Carlos Terrazas (Bilbao 1962) comenzó su andadura como entrenador en su juventud en el CD Santurtzi. Posteriormente pasó al Zalla Unión Club y al Athletic Club. Su paso por Torrelavega dejó un gran recuerdo en la afición, solo faltó un gol para ascender a 2º división.  Ascenso que si consiguió con el Burgos Club de Fútbol. En los años siguientes el bilbaíno volvía al Athletic haciéndose cargo del funcionamiento de la cantera en Lezama. Su trayectoria continuó en Ceuta, Barakaldo, Guadalajara. En 2013 es contratado por el CD Mirandés en donde continua actualmente. Terrazas comenzaba su charla asegurando que todo proyecto dentro de un club deportivo debe contar con un aspecto imprescindible, la sostenibilidad "no podemos hipotecar el futuro de un club por ganar un partido". Dicho esto presentaba su proyecto multidisciplinar, asegurando que el entrenador del siglo XXI  va a tener que dominar todos los aspectos que rodean al club. Además exponía la figura del Manager General, un entrenador que se encarga de dirigir en conjunto a un club. Fichajes, cantera y primer equipo. Terrazas ha elaborado un plan metodológico divido en dos fases, los Principios Generales que se forman en 10 puntos, que a grandes rasgos se podrían resumir en la necesidad del Manager General de tener libertar de acción y capacidad para responder por sus acciones y también desarrollar un modelo de juego en el que conviva el pensamiento y la acción. El segundo punto es el Plan de acción en el fútbol base. Un modelo de formación que relaciona lo personal y lo futbolístico. Terrazas comentaba que en las categorías inferiores es necesario estar a disposición del jugador. La formación siempre debe de estar por encima de la competición siendo esta un instrumento. Mientras que en el primer equipo la competición es el fin y la formación el instrumento. Es necesario formar personas antes que formar futbolistas. El Manager General del Mirandés explico su estilo preferido de juego. Un 3.4.3 que permita jugar en el campo contrario, marcar en zona, una posesión de calidad, alternancia en el juego y realizar transiciones. Una perspectiva distinta y en ocasiones difícil, pero que con paciencia y trabajo da resultados. El  Modelo de Carlos Terrazas recuerda al trabajo que está realizando el Director Metodológico de la cantera y entrenador del Cadete B Manuel Vacas. El joven torrelaveguense ha elaborado un modelo muy parecido para la RS Gimnástica que está dando grandes resultados. Hemos hablado con él. entrevistamanu P: ¿En qué consiste el proyecto de metodología? ¿Y qué funciones tienes dentro del mismo? En el proyecto se pueden diferenciar dos bases fundamentales, el área de metodología y el de captación, y por otro lado, encontrar un modelo de juego con unas pautas comunes para todo el fútbol base. En relación al área de metodología mi función principal a día de hoy es crear un camino común junto con los entrenadores de la cantera para ser capaces de desarrollarlo durante la semana. Para ello hacemos reuniones cada quince días en las que hemos creado un espacio para compartir diferentes tareas, pautas a seguir en las sesiones de entrenamiento, etc. En cuanto al área de captación, mi objetivo es coordinarnos con el resto de ojeadores del club para ver jugadores de todas las generaciones y realizar un informe individual de aquellos que nos puedan interesar que quedará registrado en una base de datos del club. Desde septiembre estamos viendo jugadores de todas las categorías o siguiendo a jugadores que ya teníamos vistos de temporadas anteriores, y a partir de enero comenzaremos a ver jugadores de una forma más específica en función de las necesidades que podamos tener. P: ¿Qué aspectos crees que son los más importantes? Para mí lo más importante es el jugador y su desarrollo. Creo que los entrenadores tenemos que tratar de ayudarles a potenciar sus características y sobre todo a entender el juego. Por ejemplo, todas las tareas que vemos en las reuniones están enfocadas a que el jugador tenga que interpretar y decidir en función de cada situación de juego que se da, a mejorar su toma de decisión, a mirar antes de recibir… creo que son aspectos muy importantes para que el jugador sepa resolver por él mismo cualquier situación de juego que se le pueda plantear y que no sea el entrenador quien se lo tenga que decir desde el banquillo. P: ¿Qué aspectos positivos tiene para los chavales de la cantera? ¿Y para el club en general? Al club le ayuda a unificar un método de trabajo común y en definitiva que todos tengamos un idioma común a la hora de trabajar en el fútbol base. Desde mi punto de vista el objetivo del club debe ser ayudar al jugador en su formación e intentar sacar jugadores para el primer equipo, creo que trabajando juntos es más fácil y el máximo beneficiado es el jugador. P: ¿Qué plazos te marcas para esperar resultados del proyecto? Ninguno, creo que esto es un proceso lento y complejo. Durante este primer año el objetivo es tener una toma de contacto sobre lo que queremos, no podemos pasar de cero a cien en poco tiempo. De momento estamos con tareas de entrenamiento, cómo condicionarlas con diferentes reglas de provocación según lo que queremos trabajar, etc. A partir de enero introduciremos pequeños aspectos de modelo de juego para aplicarlo para la próxima temporada… hay que ir paso a paso y modificando en función de las necesidades que detectemos. P: ¿Lo más importante de la formación deportiva y personal de los jugadores? Hay muchos aspectos a tener en cuenta en el jugador, pero para mí una de las cosas más importantes es el entorno y lo que se les trasmite. Creo que debemos involucrarles en su proceso de aprendizaje y hacerles ver que depende de ellos mismos para mejorar y a la vez apoyarse en el colectivo para hacerlo y creo que hoy en día se buscan más excusas que otra cosa o se priorizan más los resultados. Y por otro lado creo que es fundamental la ilusión de cada jugador y su capacidad para querer seguir mejorando. P: ¿Qué aspectos son más importantes para ti en relación con el juego? A nivel personal me gusta que los equipos quieran ser protagonistas a través de tener el balón, intentar jugar en campo rival durante el mayor tiempo posible y buscar generar el mayor número de ocasiones para hacer gol, siempre teniendo en cuenta las características de los jugadores y de cómo se relacionan entre ellos dentro del campo. Y es lo que trato de hacer ver a mis jugadores y convencerles de ello. P: ¿Qué opinas de la figura del manager general? Es una figura que se ve mucho en la liga inglesa y que al final asume la responsabilidad de todo el ámbito deportivo, creo que es un puesto que requiere mucho trabajo, tiempo y con muchas decisiones que tomar, por lo tanto se debe depositar mucha confianza. P:¿Con qué características te quedarías del modelo de gestión de Carlos Terrazas? Lo que más me llamó la atención es la confianza que tienen en su figura y del tiempo que les están dejando para llevar a cabo su trabajo, creo que es muy importante. Y después la ilusión y las expectativas de seguir creciendo como club con una idea muy clara para poder hacerlo. En el fútbol profesional hoy en día es muy difícil ver eso, ya que por desgracia la exigencia de los resultados es lo que manda, pero por suerte podemos ver casos en los que no es así. P: ¿Cómo se mantiene un club unido, espíritu de equipo? No haciendo diferencias entre ninguna de las partes que componen el club, todas tienen que ser igual de importantes, cada una de ellas con sus necesidades y demandas. Y creando un buen clima de trabajo, haciendo partícipes y haciendo sentir importante a la gente que trabaja para ello, porque al final todas las personas son importantes para que algo funcione. P: Lo mejor y peor de ser entrenador. A mí personalmente me gusta todo de esta profesión, creo que todos los que hemos elegido este camino es porque realmente nos gusta lo que hacemos, nos apasiona y tenemos ilusión por ello. Si me tengo que quedar con algo sería la preparación de los partidos e idear variantes según lo que nosotros hacemos para hacer más daño al rival. Y lo peor seguramente sea que a veces tienes que tomar decisiones muy duras en cuanto a jugadores, pero al final el jugador mira por él mismo y los entrenadores tenemos que mirar por un grupo y ayudar a mejorarlo.