El tanto de Nando Fuentevilla en el 73' dio la victoria a un Escobedo que gozó de más ocasiones al jugar con un hombre más por la tempranera expulsión de Prendes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

UM ESCOBEDO: Rafa, Bubu, Montiel, Pepín (Badiola, 70'), Mario (Nando Fuentevilla, 20'), José Carlos, Dani Álvarez, Carlos Liaño, Vitali, Héctor Tirado y Soma (Dallyson, 52').

R.S. GIMNÁSTICA: Peón, Camus, Casta, Prendes, Luis Alberto, Cusi, Vitienes, Palazuelos, Ito (Saúl García, 46'), Roberto y Fermín (Chamorro, 31').

Goles: 

1-0. Nando Fuentevilla (min 72)

El Escobedo frenó en seco la racha de cuatro victorias de la Gimnástica en un choque en el que los camargueses jugaron desde el 25' con un futbolista más. Y es que Prendes vio la roja directa -aunque había visto una amarilla minutos atrás- por derribar a Dani Álvarez cuando este ya encaraba a Peón. Moroso Medialdea no se lo pensó y señaló falta en la frontal del área y cartulina roja directa para el central asturiano.

Hasta el momento, poco había ocurrido sobre el tapete del Eusebio Arce. Juego muy directo y físico por parte de ambos equipos que trataban de no cometer errores en defensa que pudieran desembocar en ocasiones para su rival. Ito había cabeceado desde lejos un centro medido de Casta mientras que Soma probó a Peón con un disparo raso. Además, en el 20', el ex gimnástico y actual capitán del Escobedo, Mario Blanco, se veía obligado a abandonar el terreno de juego por molestias físicas. Entraba en su lugar Nando Fuentevilla, que a la postre resultaría decisivo.

La expulsión de Prendes auparía a un Escobedo que buscó el tanto que le diese ventaja sin cesar, aunque la zaga visitante consiguió frenar sin demasiados apuros las ofensivas camarguesas. El paso por los vestuarios enrabietó al Escobedo, que salió con uñas y dientes en busca de la tan ansiado ventaja. En la Gimnástica, además de Chamorro, que entró por Fermín en el 31', Saúl ingresaba en el terreno de juego en el descanso por un tocado Ito.

Alfonso del Barrio modificó el sistema viendo que su equipo sufría en exceso: Vitienes y Casta ocuparon ambos carriles en tanto que Chamorro, Luis Alberto y Camus se situaron en defensa de tres. Cusi y Roberto ocuparon la medular y Palazuelos y Saúl fueron los hombres más adelantados. Modificaciones que no surtieron su efecto pues el Escobedo siguió agazapando a la Gimnástica en el perímetro de su área. Peón vio como la pelota se paseaba por delante de la portería en una acción de estrategia y los peores presagios se cumplieron cuando Nando, en una acción de estrategia, fusiló a Peón con la zurda en un disparo que primero tocó el poste. Poco antes, el tanto local se había hecho presagiar en una ocasión que desbarató Camus cuando Vitali ya esperaba con la caña en la boca de gol.

Dallyson, con un disparo potente, puso a prueba de nuevo los reflejos de Peón, que respondió con una meritoria intervención. Y Chamorro libró a los suyos del tanto rival taponando a tiempo el remate de Vitali. Lejos de encontrar una reacción para buscar el empate, a la Gimnástica le pesó el llevar prácticamente todo el partido en inferioridad numérica y las fuerzas no llegaron al tramo final.

Héctor Tirado pudo poner la sentencia pero Peón realizó la mejor estirada de la tarde, reconocida por todos los asistentes al Eusebio Arce. Mientras, el balance ofensivo de la Gimnástica se reducía a faltas laterales o posibles acciones de estrategia que permitiesen mostrar su poderío a futbolistas de la talla de Luis Alberto, Cusi o Palazuelos. Sin embargo, fue Vitienes quien disfrutó de los dos únicos acercamientos, ambos frustrados. El atacante de Sierrapando remató fuera a la media vuelta, en la primera, y se topó con Rafa Pedrero en su intento de vaselina cuando el meta local había salido en falso.

Se frena así pues la racha de cuatro victorias consecutivas que había encadenado el conjunto blanquiazul, resultado que le hace caer a la tercera plaza de la clasificación. El próximo envite para los torrelaveguenses será el próximo domingo, a las 17:00 horas en El Malecón, frente a la SD Torina.