El cuadro blanquiazul prolongó su buena dinámica y solo la falta de acierto en los últimos metros le privó de una mayor renta en el marcador.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RS GIMNÁSTICA: Peón, Camus, Fermín, Chamorro, Prendes, Luis Alberto, Vitienes, Palazuelos (Cusi, 72'), Ito (Fer, 83'), Roberto (Prada, 55') y Saúl.

RIBAMONTÁN AL MAR CF: Álvaro, Gándara, Ángel, Quinta, Beñat, Casta, Cagi (Sony, 62'), Christian, Cobo, Marco y Zúñiga (Pelayo, 83').

Goles:

1-0. Chamorro (min 8)

1-1. Cobo (min 56)

2-1. Ito (min 58)

3-1. Cusi (min 80)

Dinámico, vertical y ambicioso. Así fue el juego de una Gimnástica que confirma su progresión de menos a más y que selló su cuarta victoria consecutiva a costa del Ribamontán al Mar, que jugó en inferioridad numérica la segunda parte. Los goles de Chamorro en el arranque de partido, y de Ito y Cusi en el segundo acto bastaron para superar a un Riba que solo contó con dos futbolistas de campo suplentes.

Un comienzo fulgurante de partido dejó el primer remate a portería de cada equipo. Ángel, por parte del Riba, con un disparo lejano y Palazuelos, por parte local, con un cabezazo alto. Saúl, otra vez de los más destacados en el bando torrelaveguense, comenzaba a mostrar sus señas de calidad provocando una amarilla a Gándara, lateral del Ribamontán que a la postre sería expulsado. En propia falta botada por Camus, un colosal Chamorro se elevaba para subir al marcador el primero de la tarde. 

No tardaría en llegar la réplica del Ribamontán, con una oportunidad para el ex gimnástico Marco que no acertó a definir en el área chica. Fue prácticamente el único acercamiento de los de Manu Preciado, pues a partir de ahí la contienda fue un monopolio de la Gimnástica.

Los blanquiazules, inspirados en la circulación de balón y con Vitienes y Saúl como dos auténticos puñales en los costados, comenzaron a asediar la portería de Álvaro. El guardameta se agenció varias intervenciones de mérito para evitar los tantos de Palazuelos y Saúl. Nada pudo hacer en el tanto de Camus de falta directa, aunque este fue anulado por fuera de juego posicional de un futbolista que intercedió en la trayectoria del esférico. 

El Ribamontán volvería a aproximarse con un remate de volea lejano que rozó la cruceta, aunque las mejores ocasiones volvieron a ser para el cuadro local. Y es que la falta de acierto en el último sector del terreno de juego privó a los gimnásticos de una renta más cómoda, pues Palazuelos, Saúl, Vitienes y Chamorro tuvieron sendas ocasiones aunque remataron fuera. 

El inicio del segundo acto comenzó con la segunda amonestación para el lateral Gándara al derribar a Vitienes, por lo que los visitantes se quedaban con un hombre menos. La expulsión quizá relajó a una Gimnástica que dejó de avasallar a su rival y llegó a conceder el empate (minuto 56) en un error defensivo del que se sirvió Cobo para superar por bajo a Peón.

La épica y los goles en el tramo final no siempre son una garantía y la Gimnástica reaccionó rápido, sin tiempo para dejar al rival administrar el resultado. Ito, más listo que los demás en el área, cazó un rechace suelto para batir con clase a Álvaro apenas dos minutos después del empate del Riba.

Los minutos sucesivos al segundo gol de Ito fueron de dominio alternativo, con una Gimnástica un tanto dividida entre su defensa y ataque. Fue por ello que Alfonso del Barrio introdujo a Cusidor en el terreno de juego en lugar de Palazuelos, y, a partir de ahí, el balance ofensivo del Ribamontán pasó a ser nulo. De hecho, el veterano centrocampista sentenció la contienda con un potente testarazo llegando desde atrás.

La entrada de Prada permitió ver una asociación que, a buen seguro, brindará tardes maravillosas de fútbol a El Malecón. Se trata de la dupla Prada-Saúl, que despertó los aplausos del respetable en más de una ocasión y rozó el gol en varias ocasiones. 

El próximo envite para los blanquiazules será a domicilio, en la siempre complicada visita a Cabezón de la Sal, el próximo domingo a las 17:30 horas en el Juan María Parés Serra.