En una mañana soleada de Domingo se disputaba el partido de ida de la segunda ronda de Play Off para ascender a Segunda División B. El Luis Aragonés recibía a un conjunto blanquiazul marcado por las lesiones pero con ilusión y fuerza de afrontar un partido que marcaría el desenlace del próximo fin de semana.   Aunque en los primeros minutos del choque parecían estar dominados por los visitantes la realidad se tornaba muy distinta a medida que avanzaba el encuentro. Una perdida de balón en el área daba la primera ocasión clara al Alcobendas que finalmente cortaba Victor. El conjunto Madrileño lo intentaba a balón parado, primero Joao de corner y luego Albur de falta mandaban el esférico por linea de fondo. El Alcobendas se hacia dueño y señor del control, cortando las jugadas blanquiazules nada más pasar del medio campo y dando un paso al frente, creando ocasiones de peligro. La Gimnástica intentaba encontrar un hueco en la ferrea defensa local, Montiel centraba una falta que no llegaba a rematar Mario por poco. Alberto se convertía en el protagonista indiscutible de una Gimnástica que no creaba peligro y no encontraba su mejor versión ante un rival con las cosas muy claras. 45 minutos sin goles que dejaban la puerta abierta a todo en el Luis Aragones.   La segunda mitad comenzaba con peligro local, un corner con el que se hacia Alberto. Iñaki remataba en la siguiente jugada fuera por poco, vaticinando lo que estaba a punto de ocurrir, minuto 52, una jugada en equipo que dejaba a Ivan Mateo el espacio suficiente para rematar a bocajarro a la portería de Alberto, el guardameta nada pudo hacer para impedir el gol que abría el marcador. La defensa y el portero torrelaveguense impedían que el Alcobendas rematase el partido y probablemente también la eliminatoria. El único acercamiento claro de la segunda parte de los gimnásticos fue un gol en fuera de juego de Briz. En el 74 Alberto sacaba un balón con los pies en un mano a mano con el delantero madrileño y Albuir mandaba el esférico por encima de la portería en el 85. Lo cierto es que el resultado, a pesar de ser una derrota, deja toda una baraja de posibilidades que se deberán de decidir en El Malecón. Un partido en casa, en su campo, con sus condiciones climáticas y lo mas importante con el calor de una afición torrelaveguense que ha demostrado que esta con este equipo hasta el final. Ahora es momento de llenar el Malecón y demostrar que la Gimnástica no se rinde y que la fortaleza no se mide en las veces que te caes sino en aquellas en las que te levantas.