La R.S. Gimnástica pasa por una buena racha en cuanto a resultados, pero no solo quedan ahí las buenas noticias. Felipe Belmonte ha recibido el alta médica, superando su rotura parcial en el ligamento lateral interno de su rodilla, y podrá comenzar a entrenar junto al resto de sus compañeros. De hecho, mañana podría reaparecer en el encuentro amistoso que enfrentará al primer equipo junto a la selección cántabra sub 18.

Felipe Belmonte se lesionó el pasado 29 de octubre en el partido entre el conjunto blanquiazul y el filial racinguista. El cuerpo médico se temía lo peor debido a la inflamación que presentaba la articulación del lateral, pero finalmente los peores presagios no se cumplieron y el diagnóstico fue menos grave de lo esperado. De esta manera, Belmonte ‘solo’ tenía afectado el ligamento lateral interno, el cual estaba parcialmente roto. El tiempo estimado de baja, por aquel entonces, fue de cinco a siete semanas.

En un principio, la vuelta del albaceteño estaba prevista para comienzos de 2018, sin embargo, unas molestias impedían que alcanzase las sensaciones positivas necesarias para recuperar la confianza. Tras consultar con varios especialistas, el ligamento no había cicatrizado correctamente y el proceso de recuperación debería ampliarse en torno a un mes más.

Hoy, 13 de febrero, Felipe ha recibido el alta y podrá trabajar al mismo ritmo que el resto de sus compañeros. Las últimas semanas había entrenado en solitario desarrollando ejercicios de velocidad y cambios de ritmo acompañados de partes con balón. A partir de ahora, y empezando por el amistoso de mañana, Belmonte se pondrá a las órdenes de Pablo Lago y sumará en una plantilla que, actualmente, cuenta ya con diecisiete jugadores en plenitud de condiciones físicas. Tan solo David Puras se encuentra en una enfermería que podría quedar vacía en los próximos días, ya que el portero continúa acortando plazos para estar disponible en próximas fechas.