Importantísima victoria en un campo impracticable y ante un rival tan intenso como de costumbre. Luis Alberto y Barbero, ambos con la cabeza y en los minutos finales, pusieron el colofón a un partido muy trabajado de los de Pablo Lago. Álex Ruiz, providencial, evitó el tanto de Goñi, que hubiera supuesto el 1 a 0 para los locales.

Por si a alguno le quedaba alguna duda, la Gimnástica ya está aquí. Los pupilos de Pablo Lago se pusieron el mono de trabajo e igualaron la intensidad de los de Sarón, aspecto vital si el objetivo es sacar los tres puntos del Fernando Astobiza. Un partido sin un claro dominador, claramente condicionado por el aspecto del terreno de juego, se decantó por dos chispazos – a balón de parado-. Estaba claro que el que marcase se llevaba la victoria. Y fue en uno de los puntos fuertes de los cayoneses donde la Gimnástica consiguió anotar ambas dianas: la estrategia.

El técnico asturiano repitió el once que viene siendo habitual durante los últimos partidos, con Álex Ruiz bajo palos; Fer y Camus en los laterales; Luis Alberto y Cote en el centro de la zaga; doble pivote con Víctor y Palazuelos; Vitienes y Fermín como jugadores de banda; y Cagigas y Nacho Rodríguez en punta de lanza.

Alineación del C.D. Cayón: Manu Márquez, Iñigo (Rodrigo, 84′), Resi (Salcines, 73′), Bolado, Estrada, Chili, Goñi, Lavín, Briz, Miguelín y Adrián Torre (Pala, 59′) .

Con un terreno de juego que impedía la práctica de ‘buen juego’, ambos equipos afrontaron el partido conscientes de la necesidad de imprimirle intensidad, dominar el balón parado y las caídas, y tratar de aprovechar algún fallo del rival. Durante los primeros minutos, tanto Cayón como Gimnástica no quisieron complicarse en defensa y buscaron jugar directo tratando de ganar metros y encerrar a su contrincante. 

Hasta el minuto 13 no llegaría el primer intento de desequilibrar la balanza, obra de Chili, que finalizó de volea una jugada de saque de banda. El balón salió un par de metros por encima del marco defendido por Álex Ruiz. Poco después, turno para la Gimnástica. Una pelota colgada al área queda rechazada por el borde del área, Vitienes la recoge y golpea sin encontrar portería.

El partido continuaba con mucho empeño por parte de ambos conjuntos pero sin lucidez en los ataques, donde las defensas brillaban por su solidez. Adrián Torre trató de sorprender a Álex Ruiz en dos ocasiones; sin embargo, en una de ellas envió muy alto y en la anterior no puso en apuros al meta francés. 

Llegado el minuto 30 tuvo lugar una de las acciones polémicas del encuentro. Óscar Briz y Fermín disputan un balón dividido, el extremo blanquiazul llega antes claramente y es derribado por delantero de Sarón. La entrada, durísima, prácticamente a la altura del gemelo, fue merecedora de cartulina amarilla a criterio del colegiado. Los visitantes reclamaron con insistencia la roja directa mientras Fermín tuvo que ser atendido durante varios minutos a causa de los dolores que le habían provocado dicha entrada.

Poco antes del descanso, una oportunidad para cada equipo. Primero para la Gimnástica, que salió a la contra después de un córner de los locales. Víctor consigue evitar la entrada de dos rivales y asiste en profundidad a Cote, que se había incorporado al ataque con potencia. El central consigue llegar, aunque algo forzado, y remata desviado desde muy lejos ante la inesperada y equivocada salida de Manu Márquez.

Precisamente el central pudo desequilibrar la balanza pero en su propia portería escasos minutos después. Miguelín recibe en la derecha, dribla a Cagigas y pone un balón que bota y adquiere mucha velocidad. Cote, en su intento de despeje, está bien cerca de meter el cuero en su propia portería. Con el resultado de 0-0 se llegaría al descanso.

Tras el paso por vestuarios el partido daría un vuelco y ambos equipos decidieron arriesgar un tanto en defensa para tratar de buscar la victoria. Ello provocó que Vitienes, en el minuto 55, se plantase solo delante de Manu. El de Sierrapando llegó muy forzado después de un carrerón y remató blando al cuerpo del meta del Cayón.

La respuesta de los locales no tardaría en llegar, y dispusieron de dos ocasiones que, de no ser por Álex Ruiz, habrían decantado la contienda a su favor. La primera intervención, muestra de reflejos abajo, despejando un remate seco y raso de Pablo Goñi. Y la segunda, evitando el gol de Lavín, que disparó potente desde la frontal. 

Comenzó la ruleta de cambios, sobre todo por parte local, y el partido ganó en emoción pero no en ocasiones. Fermín lo intentó a bote pronto, pero tampoco encontró portería. Nacho Huertas entro en detrimento de Vitienes, y, al poco de ingresar en el terreno de juego, colgó una falta que desembocaría en el córner del primer gol.

Saque de esquina botado por Camus y Luis Alberto, imponiéndose a la zaga rival, se eleva por los aires para poner el 0-1 y, con ello, desatar la furia de la numerosa afición visitante que no cesó de animar a los suyos en todo el partido. El Cayón se vino arriba pero, de nuevo a balón parado – y asistiendo Borja Camus- el recién ingresado en el terreno de juego, Barbero, iba a poner la sentencia rematando en plancha. Gol de auténtico ‘killer’. 

Miguelín fue expulsado con roja directa en el descuento por una agresiva entrada sobre Víctor. La Gimnástica recorta dos puntos con el Laredo, y se sitúa a tan solo tres del conjunto pejino. La próxima cita, el domingo a las 17:00 en El Malecón ante el Selaya.

RSGT_1907Cronicacayón,fernando astobiza,gimnástica,sarón,victoriaImportantísima victoria en un campo impracticable y ante un rival tan intenso como de costumbre. Luis Alberto y Barbero, ambos con la cabeza y en los minutos finales, pusieron el colofón a un partido muy trabajado de los de Pablo Lago. Álex Ruiz, providencial, evitó el tanto de Goñi,...