La Gimnástica suma tres nuevos puntos en su complicada salida a Castro. Perry, que actuó como delantero con las bajas de Nacho Rodríguez, Cagigas y el tocado Barbero, se erigió con el protagonista de la tarde anotando dos goles. Luis Alberto, de cabeza, y Nacho González con una excepcional maniobra en el área, pusieron la guinda a un completísimo partido de los de Pablo de Lago que, de esta forma, aumentan la diferencia con sus respectivos rivales. El Escobedo queda a tres puntos mientras que el Laredo se distancia en cuatro de los blanquiazules.

Pablo Lago innovó considerablemente su alineación titular principalmente por las bajas que presentaba. Para empezar, el sistema habitual 1-4-4-2 varió y se convirtió en un 1-4-3-3 con tres futbolistas en el centro del campo. El once titular quedó conformado por Álex Ruiz en portería; Fer y Belmonte -que regresaba a una titularidad seis meses después- en los laterales; Camus y Cote fueron los defensas centrales; Luis Alberto, Víctor y Palazuelos en la sala de máquinas; Vitienes a la derecha, Fermín a la izquierda y Perry como referencia. Vitienes salió lesionado tras una dura entrada de Bringas justo antes del descanso, entrando Javito por él al comenzar el segundo acto. Huertas y Nacho González ingresaron en el césped en los últimos minutos sustituyendo a Palazuelos y Fermín.

Alineación del Castro FC: Manu, Gontzal, Bringas, Llamosas, Dani Calvo, Dani García, Güemes (Ibai, 64′), Juan, Álvaro, Salva (Unai, 76′) y Diego Marta (Colina, 71′).

Vital, a la par de solvente la victoria de los blanquiazules en la tarde de hoy. Con el pinchazo de Escobedo y Laredo -que empataron a uno en el duelo directo disputado en el Eusebio Arce-, los de Pablo Lago se vieron con la necesidad imperiosa de sumar los tres puntos ante un rival con las mismas pretensiones.  El Castro, situado en la décimo novena posición de la tabla no le pondría las cosas fáciles a los torrelaveguenses, que lucharon en el municipal de Riomar desde el principio hasta el final. Además, un terreno de juego en malas condiciones propició un fútbol directo y con muchas interrupciones.

Este guión pudo variar rápidamente de haber acertado Hugo Vitienes en la primera ocasión de verdadero peligro del encuentro. Palazuelos filtra un balón al espacio para Perry, que llega en velocidad y centra raso atrás a la llegada de Vitienes, que prácticamente desde dentro del área chica estrella el cuero contra el meta local. 

El no aprovechar esa oportunidad dio alas a un Castro que, aunque no gozó de ninguna oportunidad, sí presentó competitividad y consiguió detener el arreón inicial de los de Pablo Lago. De hecho, hasta el minuto 26 no sucedió nada en un encuentro perdido entre balones largos e interrupciones. 

Pasado el ecuador del primer acto apareció el desatascador en la tarde de hoy. Con las bajas de Nacho Rodríguez, Cagigas y Barbero en el banquillo aún sin estar al 100%, la responsabilidad del gol recayó sobre un Perry que para nada defraudó. Fer colgó desde la derecha al corazón del área y el delantero se sacó de la manga un magistral remate de espuela para enviarla al fondo de las mallas. El público, atónito ante el espectacular recurso, solo pudo reaccionar de la mejor manera: ovación para el veloz jugador. 

Al poco de llegar la desigualdad en el marcador el Castro tuvo la que sería la más clara para ellos en todo el transcurso del encuentro. Un saque de puerta de Manu llegó a zona de tres cuartos y un malentendido en defensa dejó solo y con el balón botando al ariete Álvaro, que armó una rápida volea que despejó a córner Álex Ruiz con una inmensa intervención. 

Lo cierto es que el empate no hubiera sido del todo justo, pero tampoco el segundo tanto blanquiazul. Por ello, se llegó al descanso con un resultado que reflejaba lo que ambos conjuntos habían merecido sobre el terreno de juego. Previamente, en una de las últimas acciones del primer acto, el lateral Bringas cometería una brutal entrada prácticamente sin balón de por medio sobre Vitienes, que ya encaraba la portería. El colegiado le mostró únicamente la tarjeta amarilla y Vitienes tuvo que abandonar el partido con un fortísimo golpe en el muslo. El jugador, al término del encuentro, se mostraba dolorido en su cuádriceps, afirmando que podría tratarse de una rotura muscular producida por la entrada. 

Javito entró por Vitienes, desplazando a Luis Alberto al centro de la zaga, a Camus al lateral y a Fer al interior diestro. Apenas cinco minutos después de la reanudación Luis Alberto apagó cualquier conato de insurrección por parte local cabeceando al fondo de la red otro centro de Borja Camus. Enésima ocasión en la que el defensor centra y Lucho se eleva por encima de todospara materializar en forma de gol. 

El segundo tanto torrelaveguense cayó como un jarro de agua fría sobre el conjunto castreño, que bajó considerablemente los brazos y vio como los de Pablo Lago aumentarían la renta pudiendo incluso hacer algún gol más. Palazuelos envió al travesaño una excelente jugada colectiva que desembocó con Fermín en línea de fondo buscando en el área al centrocampista, que llegó como un obús desde atrás y envió el testarazo a la madera.  Poco después, alternativa para los locales con un remate de Dani por encima del larguero después de una errónea salida de Álex.

Una acción de infortunio pudo suponer el tercero por escasos centímetros, en otro centro de Fermín que rebotó en un defensor y no se coló en la portería de Manu por escasos centímetros. Perry, muy activo durante todo el partido, puso hacer el que entonces sería el segundo en su cuenta particular, pero falló ante Manu en una situación muy favorable. Y Palazuelos, completando otro inmenso encuentro, probó fortuna desde más de treinta metros y por poco no sorprendió al meta castreño.

No perdonaría unos minutos después Perry cabeceando otro centro espectacular de Fermín, colocando sobre la cepa del palo el tercero en el luminoso. Huertas y Nacho González entraron por Palazuelos y Fermín, aprovechando el central -que entró en la posición de interior izquierda- un contraataque liderado por Perry. Nacho pisó área, amagó, sentó al defensa y definió a las mil maravillas para colocar la puntilla.

Importantísima victoria en un campo complicado que sirve para aumentar la ventaja y la confianza de cara a las cinco finales que restan a los torrelaveguenses para la conclusión del campeonato liguero. La próxima, en El Malecón, el domingo 15 de abril a las 17:00 horas donde recibiremos al Atlético Albericia.