Nueva victoria de los blanquiazules que les permite continuar una semana más al frente de la tabla clasificatoria, manteniendo distancia con sus más inmediatos perseguidores. Los de Pablo Lago superaron a un peleón Albericia que puso las cosas muy complicadas a la Gimnástica, incluso desaprovechando un penalti. Barbero abrió la lata, Salas empató al filo del descanso y Nacho Rodríguez, que regresaba dos semanas después, desatascó el encuentro con un doblete. Carlos Cagigas firmó el tanto de la sentencia. Otro de los protagonistas del partido fue el meta Álex Ruiz, que detuvo una pena máxima de Cris y realizó otras dos intervenciones de mérito que mantuvieron a los suyos en el encuentro.

Pablo Lago salió con el siguiente once: Álex Ruiz bajo palos; en los laterales Camus y Belmonte; Luis Alberto y Cote en el eje de la zaga; con Javito y Palazuelos en la sala de máquinas, Fer y Fermín en los extremos; y Cagigas y Juanma Barbero como referencias ofensivas.

Alineación del At. Albericia: Faisu, Chicha (Eric, 46′), Pablo, Ignacio, Cantero, Povedano, Salas, Besoy, Ibrahim (Pepelu, 24′), Cris (Isaac, 78′) y Pablo.

Partido trampa para la R.S. Gimnástica ante un equipo desquitado de posibles presiones, alejado de la zona de descenso y en busca de entrar en copa federación. Los de Josu Pando encadenaban hasta ayer tres victorias consecutivas y demostraron en El Malecón del juego que son capaces de desplegar. Los santanderinos atravesaron varias rachas de partido donde se hicieron con la pelota, desaprovecharon una pena máxima y dispusieron de alguna que otra oportunidad clara de gol. Sin embargo, una Gimnástica que también generó muchísimas ocasiones, tuvo más pegada y demostró porqué es el líder de la categoría.

Con un comienzo de partido trabado, con interrupciones y sin dominio por parte de ninguno de los dos equipos, la Gimnástica fue quien golpeó primero. Ya avisó Palazuelos, un auténtico titán en el juego aéreo durante todo el encuentro, con un cabezazo que atrapó Faisu. Quien no perdonó fue Barbero, que recibió al espacio una gran asistencia de Fer, anticipó ante la salida de Faisu y con un excelente control orientado se deshizo del guardameta para colocar el primero en el marcador. Sensacional Barbero, firmando ya su cuarto gol con la camiseta de la R.S. Gimnástica.

Animados por la consecución de la primera diana, la Gimnástica continuó atacando y pudo ampliar la ventaja por medio de Fer y de Cagigas, que ayer cumplió otra gran actuación creando peligro constantemente sobre la meta del Alberi. Contra todo pronóstico, superado el cuarto de hora, el partido cambió y fue el Albericia quien tomó el control. Además, creando serias ocasiones de peligro.

Pérdida de balón en zona de tres cuartos, el conjunto visitante monta la contra y Salas encuentra a Pablo totalmente solo llegando desde atrás. La asistencia es perfecta y el extremo zurdo se planta solo ante Álex Ruiz, que realiza una excepcional parada en el mano a mano para salvar la igualada. Pero la exhibición del meta francés no se quedaría ahí.

Aproximadamente un minuto después, en un saque de esquina, el árbitro interpreta agarrón de un defensor y señala el punto de penalti. Los jugadores blanquiazules se miran incrédulos ante la decisión del colegiado. Cris se dispone a lanzarlo, lo hace bien, pero insuficiente para superar a un Álex Ruiz que se estira al máximo para sacar el balón de la cepa del palo. Otro paradón de Álex y, como consecuencia, ovación de la afición que acabó coreando su nombre.

Una vez salvadas dos ocasiones clarísimas de los visitantes, la Gimnástica pisó el acelerador en busca de un segundo gol que le otorgase mayor tranquilidad. Los protagonistas de las oportunidades fueron los dos hombres de referencia, que buscaron el gol sin cesar. Cagigas primero, con un potente chut de volea desde la frontal que no cogió portería, y Barbero después, rematando de cabeza el centro de Fer y enviando cerca del palo.

A pesar de estas dos intentonas, el partido no estuvo controlado en ningún momento por los de Pablo Lago, que jugaron con fuego y al filo del descanso se quemaron. Un malentendido entre Camus y Luis Alberto a la hora de despejar el esférico dentro del área dejó solo a Dani Salas en el interior del área, que no perdonó definiendo abajo a la perfección. Un empate quizá justo merced a lo visto durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

De todas formas, los blanquiazules habían dispuesto previamente de varias ocasiones para hacer el segundo, sobre todo con Fermín como protagonista, que vio como Faisu le sacaba dos poderosos remates. Tiempo de descanso con 1-1 en el marcador.

Al poco de la reanudación pudo llegar el segundo si Palazuelos hubiera acertado con otro remate de cabeza tras centro de Belmonte. De hecho, en el 55′ volvió a cabecear un córner con idéntico resultado: pelota por encima del travesaño. Las llegadas se sucedían con un equipo volcado que necesitaba como el comer el segundo tanto. Cagigas estuvo cerca de conseguirlo con una volea desde la frontal que salió lamiendo el palo.

Pablo Lago movió ficha y dio entrada al killer Nacho Rodríguez y la velocidad de Perry sustituyendo a Luis Alberto -que estaba amonestado- y a Juanma Barbero -que arrastraba molestias-. Con algunos contraataques del Alberi y acciones a balón parado de la Gimnástica continuó el encuentro. Hasta que el recién ingresado en el terreno de juego Nacho Rodríguez, recogió un balón suelto y lo envió al fondo de las mallas. Corría el minuto 69 de partido cuando el ariete adelantó de nuevo a la Gimnástica en el marcador.

Cinco minutos después firmaría el segundo en su cuenta particular, el vigésimo primero en liga. Carlos Cagigas inicia una transición en banda derecha, se asocia con Perry, que levanta la cabeza y coloca un centro medido hacia Nacho Rodríguez, que gana el salto al defensor y define al palo corto. 3-1.

En la jugada posterior iba a llegar la peor noticia de la tarde para los torrelaveguenses. Felipe Belmonte, en su intento por hacerse con la pelota, choca con un rival y cae al suelo con muestras de dolor. El jugador, con molestias en su rodilla, pidió el cambio ante la ovación de su afición. 

Inmediatamente después el Alberi enviaría un balón al palo por medio de Pepelu, que recibió en tres cuartos y finalizó la jugada con un potente chut a la cepa del poste. Sin embargo, el último tanto del partido llevó la firma de Cagigas. Otra vez Fer, en su segunda asistencia de la tarde, cuelga al corazón del área donde el espigado jugador anticipa ante la defensa y el meta rival para empujar el cuero. 4-1, partido sentenciado. Este gol acabó de dormir un partido que murió lentamente en el centro del campo.

La Gimnástica mantiene la distancia con sus perseguidores y visitará el próximo domingo el Juan Mª Parés Serra, casa del Textil Escudo, a partir de las 18:00 horas.