Regresaba el fútbol a El Malecón y con él, el inicio de la segunda vuelta de la competición. Tras el parón navideño, la Gimnástica recibía a un peligroso Rayo Cantabria con el objetivo de sumar la séptima victoria consecutiva. No fue tarea fácil, de hecho, hasta el minuto 63 y gracias a un gol en propia puerta, los locales no pudieron ponerse por delante. Ocasiones no faltaron, algunas muy claras en las botas de Cagigas o Nacho Rodríguez, pero no fue hasta ese desafortunado tanto y el que anotó después Camus en el último minuto, cuando llegó la tranquilidad. Los visitantes demostraron tener muchas armas, sobre todo en el juego ofensivo, destacando a varios de sus atacantes ya que fueron un auténtico incordio para la zaga local. La próxima semana, los blanquiazules visitarán San Lorenzo para enfrentarse al líder indiscutible, el CD Laredo, en el que será el partidazo de la jornada.

David Puras, Belmonte y Kamate eran baja por lesión, además de Javito, que sufre un proceso gripal. Su lugar en la convocatoria lo ocupó el juvenil Diego Pérez, que sería de la partida en los instantes finales, debutando con el primer equipo. Así pues, Pablo Lago alineó a Álex Ruiz en portería, defensa formada por Fer, Fermín, Camus y Cote; Luis Alberto, Palazuelos y Víctor en la sala de máquinas; Cagigas a la derecha, Perry a la izquierda y la referencia de Nacho Rodríguez. Hugo Vitienes, con molestias en la espalda, solo pudo disputar cerca de un cuarto de hora al final, sustituyendo a Perry. Marquitos y Diego Pérez ingresaron al final en detrimento de un aplaudido Cagigas y de Nacho Rodríguez.

Alineación del Deportivo Rayo Cantabria: Nauzet, Edwin, Samu, Otto, Yefri, Rubi (Álvaro Santamaría, 65′), Javi, Kevin, Jorzo (Miguel, 77′), Denny y Sonyc (Keita, 89′).

Partido trabado con bastantes interrupciones durante los primeros minutos. Cagigas fue quien protagonizó una buena internada por su banda, la derecha, llegando a poner un buen centro raso que detuvo Nauzet. Por parte del Rayo Cantabria, Denny no consiguió empalar un saque de esquina cuando se encontraba totalmente solo. 

Pasado el minuto 20, la Gimnástica mostró un arreón que bien pudo suponer el primer tanto por parte local. Cagigas volvió a insistir por la derecha, en un contraataque iniciado por Nacho Rodríguez, pero definió sin precisión muy desviado. El espigado jugador se mostró muy activo combinando con Víctor y Fer. Fruta de una de estas combinaciones, el conjunto local provocó un saque de esquina que fue rematado por el propio Cagigas. Fue la primera gran oportunidad del partido, salió lamiendo el palo. 

Antes de llegar a la media hora, Perry se plantó en el área en un uno contra uno muy claro, pero no estuvo acertado en el último regate. A partir de ahí, hasta el descanso, los visitantes tomaron la iniciativa y a punto de estuvieron de irse a los vestuarios con ventaja en el marcador. Primero por medio de Kevin, que tras una buena conducción envió desde la frontal ligeramente alto. 

Minutos después emergió la figura de Javi Avilés, muy peligroso por la banda pero más aún a través del balón parado. Dos disparos suyos de falta causaron el pánico al público de El Malecón, que vio como uno de ellos se fue al poste y otro- que rebotó en Luis Alberto- salió rozando el poste. 

En medio del dominio visitante, Perry dispuso de otra ocasión clarísima. Nacho Rodríguez, caído a la derecha, le pone un buen centro al segundo palo, pero Perry se topa con Nauzet, que brillantemente desvía a córner. Tiempo de descanso con el resultado de 0 a 0 a pesar de las dos o tres oportunidades claras para cada equipo.

Pablo Lago modificó el sistema de un 1-4-1-4-1 a pasar a jugar con 1-4-4-2, de forma que Luis Alberto actuó como central, Camus como lateral y Fer como interior diestro. Este cambio le dio más velocidad y presencia en ataque a los locales, que a los cinco minutos de la reanudación pudieron adelantarse por medio de Nacho Rodríguez. Perry apura línea de fondo y coloca un centro raso para que el ariete supere a placer a Nauzet, pero en el último instante no consigue precisar el remate.

Fer, más adelantado en el segundo acto, trazó un buen desmarque diagonal para plantarse solo delante del portero visitante, pero tampoco acertó enviando fuera. Después Cagigas en una acción de pelea consiguió encarar a Nauzet, también logro superarlo con una preciosa vaselina, pero el larguero frenó el que habría sido el primer gol del partido.

Poco después llegaría el 1 a 0. Borja Camus saca una falta desde el flanco izquierdo, varios jugadores tratan de alcanzar el balón pero finalmente ninguno lo toca, hasta que le llega a Sonyc, que involuntariamente introduce el balón en su propia portería. A pesar del gol, la Gimnástica no se metió atrás y trató de conseguir el segundo.

Bien es cierto que el Rayo adelantó líneas, y fruto de ese empuje llegaron algunos acercamientos que pudieron suponer la igualada. Denny, en un córner, voleó con la derecha rozando el travesaño. Poco después Javi, con un disparo desde muy lejos, trató de sorprender a un Álex Ruiz que apareció cuando su equipo más lo necesitaba. El conjunto hoy amarillo siguió buscando el empate, disfrutó de varias ocasiones en el área que finalmente no se concretaron como disparos a puerta. 

A falta de un minuto para cumplirse el 90′, Hugo Vitienes, que había ingresado en el terreno de juego unos minutos atrás, encaró por la derecha y, cuando entró en el área, fue derribado por un zaguero rival. El árbitro decretó penalti. Borja Camus, con suspense porque el portero logró detener el penalti en primera estancia, puso el definitivo 2-0. El balón, después de rebotar en el cuerpo de Nauzet, se fue hasta el palo y de ahí superó la línea de gol.

Séptima victoria consecutiva que coloca a los de Pablo Lago como segundos en la tabla clasificatoria, y con el compromiso en Laredo de la próxima semana en mente desde este mismo momento.