La Gimnástica no perdonó al Mallorca B, que pagó muy caros sus pocos despistes después de realizar un buen encuentro. Los insulares dominaron la mayor parte del encuentro con la pelota en sus pies, pero, sin embargo, los goles cayeron del lado blanquiazul, que estuvo arropado por los cerca de 4.500 aficionados que asistieron a El Malecón. Dos zarpazos de Nacho Rodríguez, y dos remates de Luis Alberto y Barbero sirven para llevar una amplia renta a Son Bibiloni. 

Pablo Lago no introdujo variedades en su once titular y optó por los habituales. Álex Ruiz bajo palos; Fer y Camus en los laterales; Luis Alberto y Cote en el eje de la zaga; Víctor y Palazuelos en la sala de máquinas, acompañados por Vitienes en la derecha y Fermín en la izquierda; y en punta de lanza Cagigas y Nacho Rodríguez. Barbero sustituyó a Cagigas, mientras que Javito entró en detrimento de Fermín. Ya en el descuento Fer abandonaría el terreno de juego con molestias musculares, dándole la alternativa a Perry.

Alineación del RCD Mallorca B: Ferri, Gerardo, Pierre, Fran, Jaume Pol, Antonio Sánchez, James, Toni Jou (Stephen, 78′), Ángel Rodado (Víctor, 74′), Jaume Pascual (Pablo, 81′) y Enzo.

Un escenario espectacular para un partido de altísimo nivel. El filial bermellón, vertical y peligrosísimo en ataque, llegó a El Malecón entre la inmensa presión de la afición local. A punto estuvieron de pagar la novatada al comenzar, cuando apenas habían transcurrido dos minutos, con Fermín cabeceando un centro de Vitienes que un defensor balear despejó en línea de gol.

El público, por si no estaba lo suficientemente enchufado, estalló de furor con el arranque de los locales. Sin embargo, y tras el primer intento de Fermín, el filial se hizo con la pelota y bajó los decibelios del público. Los visitantes movieron el esférico de lado a lado tratando de encontrar a James y a Pascual entre líneas, que siempre que recibían con espacio creaban verdadero peligro. Las primeras intentonas mallorquinas surgieron de los pies de James y de Rodado, ambos disparando desde lejos sin conseguir sorprender a Álex. 

La Gimnástica pasaba por momentos difíciles, muy lejos de robar la pelota y corriendo detrás de ella constantemente. Fruto de ello fue amonestado Luis Alberto, todavía en el 17′, por una entrada por detrás sobre James. El central jugaría el resto del encuentro con la máxima de las precauciones. 

Pasado el 22′ los visitantes se adelantarían en el marcador por medio de Rodado, aunque el juez de línea anularía el tanto. Enzo, posiblemente el más destacado del Mallorca, condujo hacia dentro y disparó potente desde la frontal, repeliendo Álex y empujando al fondo de las mallas el delantero insular. 

Posiblemente cuando mejor plantado estaba sobre el terreno de juego el filial fue cuando cayó el primero para los de Pablo Lago. Cagigas conduce en la frontal, se trastabilla con un defensor, el cuero que le llega a Nacho Rodríguez y este ejecuta un espectacular disparo que se cuela por la escuadra de la meta defendida por Ferri.

Sin tiempo para la reacción rojilla llegó el segundo, apenas cuatro minutos después, en una de las fortalezas de este equipo. Córner botado por Camus y Luis Alberto, totalmente solo en el área pequeña, remata de volea desatando la furia en la afición local. 

Le costó reponerse al Mallorca, que con estos dos varapalos pasó sus peores minutos de la contienda. De hecho, cerca estuvo de llegar el tercero por medio de Nacho Rodríguez, con un testarazo que se perdió por pocos centímetros. La Gimnástica dejó de crear peligro y replegó su defensa con la intención de no conceder espacios ante la velocidad que los insulares tienen en su ataque. Y de nuevo, cuando menos lo buscaba, llegó un nuevo gol de los locales. Otra jugada aislada, con Fer centrando en la derecha, Fermín embolsando en el área y asistiendo a Nacho Rodríguez, acabó con el tercero justo antes del paso por vestuarios. La afición, atónita y exhausta, celebró con entusiasmo el camino de la caseta.

La necesidad de retocar algo en los visitantes eran un hecho evidente, pero, sin embargo, los de Pepe Gálvez regresaron del descanso con el mismo guión. Lo cierto es que habían sido dominadores de la primera mitad, sin gozar de tantas ocasiones pero transmitiendo excelentes sensaciones. Continuaron fieles a su estilo, buscando a sus habilidosos mediapuntas entre líneas. James lo intentó desde fuera del área, pero fue entonces cuando emergió la figura de Álex Ruiz. 

El conjunto bermellón se volcó en ataque y buena prueba de ello fueron las oportunidades de Toni Jou y Pascual, ambas desbaratadas por Álex. De la última de ellas, los visitantes forzaron un saque de esquina que a la postre significaría el gol mallorquín. Tras un primer despeje de la zaga local, James vuelve a colgar al área donde encuentra en el segundo palo a Toni Jou totalmente solo, que fusila al meta francés. 

A pesar de la amplia renta de la que aún gozaban los de Pablo Lago, el guión del partido invitaba más a recortar las distancia que a ampliar la diferencia en el marcador. Pascual y Enzo dispusieron de un par de ocasiones, pero, nuevamente, apareció Álex Ruiz. 

El conjunto mallorquín no cesó en su empeño de reducir la distancia, pero tampoco tuvo ninguna oportunidad de verdadero peligro. Quien se aprovechó la única que tuvo fue la Gimnástica, por medio del siempre eficaz Barbero, que llevaba en el campo diez minutos. Otra vez Fermín, con su segunda asistencia de la mañana, encontró al ariete en el área chica para que este ajustase al palo su remate. 4-1.

Jarro de agua fría para los visitantes, que trataron de marcar el segundo con un disparo de James a balón parado. La vuelta será el próximo fin de semana en Son Bibiloni, el domingo a las 12:00. Los blanquiazules defenderán su renta en la lucha por ascender a 2ª B.