Jornada 32, el primer clasificado recibe al segundo. La distancia entre ambos, de únicamente un punto. Los camargueses, con el 4-1 a su favor en el partido de ida, necesitaban la victoria para asaltar el liderato y culminar el gol average a su favor. Sin embargo, el equipo que más buscó los tres puntos fue la Gimnástica, que estrelló un balón en la cruceta y fue alentada por los suyos en busca de dar un golpe de autoridad a esta liga. El Escobedo, que acabó con diez futbolistas por la expulsión de Izan, trató de no encajar para aprovechar alguna contra y conquistar El Malecón.  Nacho Rodríguez, que estaba entre los once titulares, finalmente vio el encuentro desde el banquillo con unas molestias musculares en el gemelo, entrando Nacho Huertas en su lugar.

La Gimnástica salió con el once habitual en las últimas semanas: Álex Ruiz, Fer, Camus, Luis Alberto, Cote, Víctor y Palazuelos en el centro del campo, Hugo Vitienes y Fermín en las bandas, y en este caso las referencias fueron Huertas y Cagigas. Pablo Lago agotó únicamente una sustitución; Perry entró por Huertas en el ecuador del segundo tiempo. 

Alineación de la U.M. Escobedo: Rafa, Adrián Ibargüen, Richi, Carlos, Mario, Izan, Dani, José Luís, Germán (Quinta, 79′), Bubu (Víctor, 54′) y Héctor Tirado (Berto, 89′).

La mejor entrada de la temporada en El Malecón, con más de 1500 espectadores, aguardaba expectante ante el partido más importante del año hasta el momento. Gracias a ello, los blanquiazules entraron mejor en el partido ante un Escobedo que trató de ‘guardar la ropa’ y no encajar gol en la oleada inicial. Los de Pablo Lago, muy motivados desde el principio, arrancaron de más a menos y pudieron llevarse ventaja en el marcador antes del paso por vestuarios. 

Una presión muy alta y agresiva sobre la salida de balón del conjunto camargués permitió a la Gimnástica a vivir en campo rival durante los primeros compases. Con el esférico, jugadas muy verticales con el propósito de penetrar por banda para buscar centros laterales. Fue ahí donde se notó la falta de un nueve referencia, que fijase a los centrales, ya que Cagigas estuvó muy móvil durante todo el encuentro cayendo a banda y Huertas no es un delantero centro. 

En este sentido, los mejores hombres de la Gimnástica en la primera mitad fueron los de banda; Camus, Fermín, Fer y, sobretodo Hugo Vitienes, desbordaron por banda a diestro y siniestro consiguiendo centrar al anterior del área con idéntico resultado: despeje de una poderosa zaga rival que lograba atajar el peligro blanquiazul.

En una de las internadas por la derecha Vitienes cuelga el balón al área donde Nacho Huertas no remata por escasos centímetros. La jugada prosigue por el otro lado y, tras otro centro, Fer acabó rematando por encima del larguero. Minutos de asedio por parte de los blanquiazules. A los 16′, el delantero del Escobedo Germán trató de sorprender a Álex con un tiro desde fuera. Fue de los pocos acercamientos por parte visitante en la primera mitad. 

Pasado el minuto 20 Rafa evitó el primero de la noche. Saque de esquina a favor de la Gimnástica y Luis Alberto que ataca el primer palo conectando un cabezazo que obligó al meta camargués a desviar a córner de nuevo. Otra ocasión en la que la estrategia proporciona a los de Pablo Lago oportunidades para subir un tanto al luminoso.

Los dos siguientes remates tendrían como protagonista a Fermín, uno de ellos contra la defensa visitante y el segundo cerca de la cepa del poste. La Gimnástica continuaba siendo muy ofensiva y el primer gol parecía ser cuestión de tiempo en El Malecón. Poco después lo intentaría Camus desde la frontal, interviniendo nuevamente Rafa. 

El público local, muy intenso desde el comienzo del partido, se fue encendiendo con el paso de los minutos con las decisiones del colegiado. Una de las más delicadas podría haber supuesto una pena máxima a favor de la Gimnástica por mano de Mario en el área. El Escobedo aguantó el chaparrón de los blanquiazules y el partido llegó al descanso sin movimiento en el marcador.

El paso por la caseta benefició a los camargueses, que salieron reforzados y con el único propósito de acertar en una de las pocas ocasiones de las que iban a disponer. De esta manera, en los cuatro primeros minutos de la segunda mitad inquietaron más a Álex Ruiz que durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Germán pudo desequilibrar el encuentro si no fuera porque su disparo desde la frontal le salió demasiado centrado. Y poco después, el pichichi camargués Dani Álvarez envió muy alto un chut desde el borde del área. 

El partido se igualó y ambos equipos dieron muestras de tener una cierta debilidad defensiva, con más protagonismo para las delanteras. De nuevo Germán, un cuchillo para la defensa blanquiazul, dispuso de la más clara para los visitantes, atajando de nuevo Álex Ruiz. 

La Gimnástica reaccionó y tomó la alternativa acaparando las siguientes oportunidades de gol. Disminuyó la participación de Vitienes, mucho más vigilado por Richi, que en esta ocasión no pudo evitar que el de Sierrapando colgase un gran centro al corazón del área que Cagigas no alcanzó por poco. Luis Alberto, como siempre, muy poderoso por arriba, se encontró el cuero en el área tras un error defensivo y acabó rematando por encima del larguero. 

En el minuto 71 llegó la mejor oportunidad del partido. Otro centro desde la derecha hacia Palazuelos, que estaba en el segundo palo, acabó con el esférico en la cruceta. El centrocampista, que siempre se incorpora maravillosamente a zonas de remate, realizó un excepcional control en el área y acabó por rematar a la media vuelta. El público del Malecón se llevó las manos a la cabeza ante la clarísima ocasión y la genial maniobra de Rubén.

La Gimnástica se vino arriba nuevamente y concedió algunos espacios atrás que permitieron al Escobedo cazar una contra que de milagro no supuso el 0-1. El ex gimnástico José Luis definió rozando la cepa del palo.  Cuatro minutos después, cuando restaban dos minutos para llegar al 80′, el conjunto visitante se quedó con diez hombres. Perry, que había sustituido a Huertas en el 62′, recibe un balón al espacio de Palazuelos, gana la espalda a toda la defensa rival y solo ante Rafa es derribado por detrás por Izan. El colegiado le mostró la tarjeta roja y falta peligrosa a favor de los blanquiazules. El lanzamiento por parte de Camus salió ligeramente por encima del larguero.

Ante la superioridad numérica local, Pablo Casar dio entrada a Quintanilla, jugador de corte defensivo, sustituyendo a su referencia Germán. El guión parecía indicar que la Gimnástica dominaría el resto del encuentro, y así fue, aunque sin crear grandes ocasiones. Borja Camus envió al lateral de la red y Víctor conectó un disparo muy alto antes del final; quién se pudo adelantarse contra todo pronóstico fue el Escobedo gracias a un contraataque liderado por Dani Álvarez, que acabó definiendo mal.

Final en El Malecón con el resultado inicial y una Gimnástica que se dejó todo sobre el campo pero no pudo superar a un peleón Escobedo que se defendió con uñas y dientes. Los de Pablo Lago mantienen el liderato a expensas de lo que haga el Laredo ante el filial racinguista. La próxima jornada será el domingo 8 de abril en Riomar, a partir de las 17:00 horas, ante el Castro FC.